En principio, queríamos dedicar este artículo a la inflación. No obstante, nos chocó que ningún medio de comunicación hubiese hablado todavía acerca del caso del Deutsche Bank y sus manipulaciones. La noticia ya tiene un mes y aun así nadie ni siquiera lo ha mencionado. Pero bueno, por eso estamos aquí.

La mayoría de los expertos se emociona con las bajadas en el mercado del oro, mientras que nadie  menciona nada acerca de las bajadas en el mercado de bonos. Debo mencionar aquí que el mercado de la deuda, cuya capitalización supera el mercado de las acciones, es el mercado más capitalizado del mundo.

Las últimas semanas nos han mostrado una evidencia muy clara, y es que, para las personas que tienen influencia en el sistema monetario, la lucha contra el efectivo es una prioridad. India es un ejemplo muy claro, donde la retirada del curso legal de la mayoría del dinero en efectivo ha traído consigo la miseria en el país.

 

Si echamos un vistazo al curso del oro durante el 2016 podemos observar que en enero el precio de la mena oscilaba en torno a unos 1.050 dólares por onza. A día de hoy se encuentra un poco por encima de los 1.130 dólares. El porcentaje tan pequeño de subida que ha experimentado el precio podría indicarnos que el 2016 ha sido un año bastante tranquilo. No obstante, la realidad es diferente

No ha pasado tanto tiempo desde las elecciones en los Estados Unidos como para poder olvidar todas las manipulaciones realizadas contra el enemigo número uno de los medios de comunicación. Ahora los medios no tienen más elección que cambiar su postura.  Echad un vistazo a estas tres portadas de la revista ¨Time¨, la diferencia entre ellas es de solo cuatro meses.

 

El papel que desempeñan los FANG, es decir, Facebook, Amazon, Netflix y Google, se parece mucho a la situación que tuvimos al final de los años 70. En aquel entonces, había una euforia por las compañías conocidas como Nifty Fifty. Los inversores, que pensaban que dichas compañías disponían de un potencial ilimitado, perdieron mucho dinero. ¿Cómo será esta vez?

 

Oficialmente, los bancos centrales son los responsables del suministro del dinero y de fijar los tipos de interés. Si la economía de un país crece, se produce un aumento de la velocidad del dinero, y por consiguiente, aumenta la inflación. En dicho escenario, los bancos centrales suben los tipos de interés para enfriar la economía. Si la economía decrece, los bancos bajan los tipos de interés para reactivarla. Todo esto teóricamente hablando.

El gran descontento de los ciudadanos provocó el Brexit y la victoria de Donald Trump. Es por esto que  Jean-Claude Juncker apeló a los políticos europeos a que no hagan más referéndums sobre la salida de la Unión Europea. Por desgracia para Junker, un nuevo referéndum se va a producir en cuestión de días en Italia. Oficialmente, el referéndum trata de cambios constitucionales, no obstante, el rechazo de las propuestas del gobierno puede abrir las puertas del poder a los partidos euroescépticos.