Hasta el 29 de octubre, 113 empresas del índice S&P 500 habían anunciado sus resultados para el cuatrimestre pasado. Hasta un 76% de ellas han presentado resultados mejores de los esperados. El termino ¨mejor de lo esperado¨ no es nada nuevo en el mundo de las inversiones, no obstante, es importante, pensar un poco en qué significa hoy en día en la realidad estadounidense.

 

¿Cómo funciona?

 

Muchas veces en este portal hemos afirmado que la bolsa americana está sobrevalorada. Lo confirmaban ratios como el Precio-beneficio (PER), Precio-beneficio de Shiller (PER10) o Precio-Venta (P/V).

Uno se podría preguntar, ¿cómo es posible que yendo tan mal la economía, los resultados de las empresas sean mejor de lo esperado? Basta con echar un vistazo al siguiente gráfico para poder observar que los resultados de los últimos 17 cuatrimestres son mejores de lo pronosticado.

De color rojo están marcados los resultados pronosticados, por otra parte, de color verde los resultados oficiales calculados basados en los informes oficiales de las compañías.

¿Cómo se las arreglan las compañías para superar siempre las expectativas? Todo se basa en un simple mecanismo, el cual voy a intentar explicar.

 

PASO 1: Las grandes perspectivas

 

Los pronósticos de los resultados un año hacia adelante tienen como objetivo crear “buen humor” entre los inversores. Aquí no hay sitio para el pesimismo. Por esta razón los expertos pronostican beneficios para las empresas entre un 10%-20% más altos, que en un entorno con inflación y tipos de interés al 0% suena bastante bien.

 

PASO 2: La revisión de los pronósticos

 

Con cada cuatrimestre que pasa, las expectativas para las ganancias se reducen gradualmente. En este momento, los inversores deberían prestar atención porque los medios de comunicación no van a dar mucha importancia a dicho suceso.

En el siguiente gráfico podemos observar la tendencia del cambio de los pronósticos:

La línea roja nos indica la diferencia entre los primeros pronósticos y los resultados obtenidos por las empresas. La diferencia alcanza en promedio un 10%. La línea verde nos muestra la diferencia entre los últimos pronósticos y los resultados obtenidos por la empresa. Dicha línea de color verde representa los resultados mejores de lo esperado.

Cómo podemos ver, los pronósticos adelantados un año oscilan en un 14-15%. Como hemos señalado anteriormente, las expectativa se reducen a medida que se pasa el tiempo. Poco antes de que la empresa publique los resultados, los pronósticos son muy moderados.


PASO 3: Las compañías publican sus resultados

 

En el momento de la publicación del resultado, éste se compara con los últimos pronósticos. En el caso de la mayoría de las compañías, el resultado es mejor que el esperado. Así se puede hacer el último paso…


PASO 4: La propaganda de los medios

 

Todos los pasos anteriores permiten mandar una señal positiva a los inversores, que no es falsa, simplemente, no representa ningún valor, y que a su vez es muy necesaria para que agentes de banca, que son nada más que vendedores de productos financieros puedan vender más fácilmente y ganar premios pluses más altos.

Usando el método ¨adecuado¨, se puede calcular que la inflación en EEUU oscila en torno a un 1,5%. Al igual que manipulando los pronósticos de los resultados de las compañías, se puede crear la impresión que la bolsa tiene fuertes fundamentos para seguir subiendo. No obstante, ninguno de los dos casos es cierto. Lo podemos comparar con los sondeos que señalaban a Clinton como ganadora en las elecciones.

Si alguien sigue dudando de lo que he escrito, os presento un gráfico más, en el cual podemos observar el cambio del resultado pronosticado dependiendo del tiempo que queda para publicar los resultados.

El gráfico presenta los últimos 17 cuatrimestres. En cada caso, los primeros pronósticos, representado por la línea negra, eran más optimistas que línea verde que representa los pronósticos de 6 meses en adelante. Los pronósticos menos adelantados eran menos optimistas que los anteriores.

 

Conclusiones

 

El problema que he descrito en este artículo se hace visible después del crac. El inversor inteligente tiene que ser consciente de dicho mecanismo, especialmente, cuándo los demás siguen creyendo en el alza de la bolsa.

Los datos presentados se refieren a la bolsa americana, donde un grupo pequeño de empresas arrastran el índice hacia arriba. Un dato muy curioso es que un 90% de las subidas en el S&P 500 está generado por el grupo FANG, es decir, por Facebook, Amazon, Netflix y Google.

Por consiguiente, la bolsa americana se encuentra muy sobrevalorada. El riesgo de bajadas es muy alto. También debemos recordar que la bolsa americana supone un 42% de la capitalización de todas las bolsas juntas, por lo cual, la bolsa americana tiene impacto en todas las bolsas, tanto desarrolladas, como en vía de desarrollo. Por esta razón, es mejor buscar bolsas subestimadas como la bolsa rusa. Con la llegada de Trump podemos esperar un descenso en la tensión entre Rusia y los Estados Unidos. Quizás, la Unión Europa y los EEUU supriman las sanciones a Rusia. Si esto ocurre, el índice RSX y RSXJ se podrían disparar un 28% y un 80% respectivamente.

Merece la pena observar las bolsas de Chile, Turquía y Nigeria. No obstante, la bolsa turca puede verse afectada por los sucesos geopolíticos.

Para concluir, no debemos invertir basándonos solo en pronósticos. Más fidedignos son los ratios cómo el PER o el PER10. Abajo podemos apreciar la tabla que indica qué beneficios podrían esperar los inversores dependiendo del PER con perspectiva de 10 años.

Fuente: www.zerohedge.com

Actualmente, el PER para los Estados Unidos oscila en un 21,2. Comparando esta cifra con la de la tabla, podemos afirmar que según el escenario real podemos contar con un 0,9% del beneficio anual. Ningún medio de comunicación nos va proporcionar este dato.
 

El equipo Independent Trader