Últimamente, en los medios de comunicación, oímos sin parar acerca de la amenaza que representa Corea del Norte. La geopolítica y las finanzas van de la mano, así que procuro desde hace años estar al tanto del asunto, y hace tiempo descubrí un patrón recurrente. El tema norcoreano resurge cada dos años. Oímos hablar con frecuencia de pruebas con cohetes, aunque la tecnología de la que dispone Corea del Norte se parece a la estadounidense de los setenta, por lo que no supone ninguna amenaza.

Sin embargo, el tema de Corea del Norte se utiliza fácilmente como una cortina de humo, haciendo a las masas olvidarse de los problemas reales de la economía, especialmente en los EE. UU., donde más del 80% de la población tiene miedo de un ataque coreano, a pesar de que menos del 5% es capaz de identificarla en el mapa.

No estoy defendiendo en absoluto el régimen de Kim Jong-un. Por el contrario, Corea del norte es uno de los países donde más porcentaje del presupuesto se destina a armamento, mientras que la economía del país se encuentra extremamente atrasada y el hambre es algo común y corriente.

Kim Jong-un, al igual que su predecesor, chantajea a los países occidentales con el tema militar e intenta forzar la ayuda financiera o humanitaria. Desafortunadamente, en el pasado el chantaje siempre ha funcionado, así que por qué no intentarlo de nuevo.
 

¿De verdad Corea del norte tiene armas nucleares?

 

Sí, es verdad que Corea del Norte está tratando de adquirir armas nucleares. Respecto a esto no tengo ninguna duda, y para ser claro, estoy totalmente en contra de compartir la tecnología nuclear con locos como Kim Jong-un. Sin embargo, si observamos un poco más objetivamente las continuas amenazas de los EE. UU.,  no me sorprende que las autoridades coreanas estén haciendo todo lo posible para conseguir tecnología nuclear. Si Irak hubiera poseído armas nucleares, los EE. UU. nunca le habrían invadido por una posesión de "armas de destrucción masiva", que nunca fueron encontradas y por los presuntos vínculos con Al Queda. No se puede ser más hipócrita, ya que la administración de Obama, por medio de Hilary Clinton trabajó con Al Qaeda en Siria. Pero entonces se trataba de la Al Queda buena :-)

Libia es otro ejemplo de lo que puede sucederle a Corea del Norte. El país más rico de África hasta 2011, se quedó en ruinas bajo la bandera de la difusión de la democracia. Si este país, además de la enorme riqueza (reservas de petróleo), hubiera tenido también tecnología nuclear, probablemente nunca hubiera sido atacado, y Gadafi se retiraría, bajo otras presiones, del plan de introducir en los países del norte de África  el dinar de oro y utilizarlo para el comercio de petróleo. 

Por otro lado me pregunto: ¿por qué algunos países como Francia, a pesar de la prohibición de ensayos nucleares, llevó a cabo varios de ellos y nadie le amenazó con ser atacado? Es más, nadie sugirió sanciones. ¿Qué pasa con la India y Pakistán, que desde hace varios años están entre las filas de las potencias nucleares? ¿Qué hay de Israel, que extraoficialmente cuenta con más de 400 cabezas nucleares, y que, a pesar de la presión de organizaciones internacionales como las Naciones Unidas, nunca ha aceptado ninguna auditoría? Es obvio que unos son más iguales entre otros, pero Estados Unidos ha designado como ¨Eje del mal¨ a Irán, Siria y Corea del Norte. Y por supuesto, el hecho de que estos países sean los únicos que no tienen un banco central privado no tiene ninguna importancia aquí.

 

¿Quién está demonizando a Corea del Norte?

 

En mi opinión, el hecho más interesante es que en los medios de comunicación no hayan mencionado ni una sola vez el verdadero atractivo de Corea, es decir, los metales de tierras raras y las materias primas estratégicas.

Como pequeño recordatorio, estos dos grupos de minerales se consumen en la electrónica avanzada, turbinas, aviones, misiles de todo tipo, para producir imanes de alta eficiencia y tecnología nuclear. Para la mayoría de ellos no hay sustitutos, y si alguien quiere producirlos, forzosamente tiene que comprarlos.

Es interesante que un 97% de la extracción de metales de tierras raras y un 80%  de los metales estratégicos recaigan en China. El país asiático, ayudándose de precios bajos en las dos últimas décadas ,  prácticamente ha monopolizado la minería y ahora lo usa como moneda de cambio. Los Estados Unidos podrían introducir un impuesto sobre el acero chino, pero este hecho sería suficiente para que China bloquease la exportación de estos metales, y, de repente, empresas como Boeing, General Atomics, Lockheed Martin o General Dynamics se viesen incapaces de producir las armas, los aviones u otros productos con el mayor nivel de avance tecnológico.

 

¿Cuál es el papel de Corea del Norte?

 

Ya conoces que China extrae más del 90% de los metales de tierras raras y estratégicas. En su territorio también se encuentran los mayores depósitos, estimados en 55 millones de toneladas. Fuera de China, los depósitos de los metales de tierras raras o estratégicas se encuentran en Corea del Norte, y sus reservas se estiman en unos 20 millones de toneladas. Esta una cantidad muy por encima de los recursos totales de otros países como Australia, Rusia, India y Brasil. Según las estimaciones de la organización minera estatal de Corea del Sur, el valor de los depósitos que se sitúan en el territorio del vecino del norte se estima en entre 6 y 10 billones de dólares. Ojo, no se trata de un error, la estimación es en billones, no en miles de millones. Una gran cantidad para un país habitado por 25 millones de personas con un PIB combinado de 40 - 50 mil millones de dólares.

Aunque Corea del Norte tiene enormes reservas de elementos valiosos,  su producción es muy baja debido a la falta de la tecnología apropiada y muchos otros obstáculos, como el desastroso estado de la red de electricidad o la escasez de energía. Sin embargo, en el último año ha cambiado mucho debido principalmente a China. Hay que mencionar que las mayores densidades de los metales se han localizado a unos 100 km de la frontera con China.

El rol de China

 

Los chinos, que han monopolizado la minería global de estos minerales, están haciendo todo lo posible para mantener el control sobre los recursos norcoreanos. Por el momento, casi un 90% de las exportaciones de metales de Corea del norte, como el carbón, el hierro, el cobre y el zinc se destina a China. En pocos años, los chinos han invertido más de 10 mil millones de dólares en la construcción de infraestructuras para la importación de todas las materias primas procedentes de Corea del Norte, haciendo depender a los coreanos de las inversiones chinas. Sin embargo, la cooperación beneficia a ambas partes. China necesita enormes cantidades de materias primas, tiene el capital, la tecnología y la capacidad de procesamiento. Por otro lado, Corea del Norte tiene una gran variedad de yacimientos de materias primas, mano de obra barata, y sufren una constante falta de capital.

En la situación actual, China está sustancialmente interesada ​​en mantener en el aislamiento a Corea del Norte, así el país está "condenado" a cooperar con Pekín. El Gobierno de Estados Unidos ha apoyado durante 3 años las conversaciones sobre la unificación de Corea del Sur con Core del Norte. Por supuesto, no por razones culturales o humanitarias, sino por los recursos naturales y la esfera de influencia. Por último, Corea del Sur es uno de los aliados  más fuertes económicamente de Estados Unidos y la conexión de estos dos países facilitaría el acceso a materias primas muy importantes.

 

Conclusiones

 

Hace unos días, Trump culpó a la alianza de Rusia y China por los problemas actuales entre los EE.UU. y Corea del Norte. El secretario de Estado, Rex Tillerson, dijo que los Estados Unidos nunca aceptarán a una Corea del Norte con armas nucleares y no abandonarán a sus aliados en la región. Pero la verdad es que no se trata de una situación de derechos humanos en Corea o sus aliados. La división de Corea en el norte y el sur fue el resultado de un acuerdo entre China, Estados Unidos y la Unión Soviética hace décadas. Entonces se trataba de esferas de influencia, y ahora se trata de lo mismo.

Actualmente, Corea del Norte se encuentra en la zona de influencia de China, y Pekín hará todo lo posible para mantener tal situación, al igual que Estados Unidos no permitirá una excesiva aproximación entre Corea del Sur y China. Nadie va a ceder un ápice. En mi opinión, Los Estados Unidos no se van arriesgar a una intervención militar, ya que Corea del Norte está muy fuertemente militarizada y no va a resultar tan fácil como fue en el caso de Libia o Siria.

Segundo: Rusia y China no permitirán que se repita lo sucedido en Oriente Medio. Podemos comprobarlo con el ejemplo de Siria, donde los esfuerzos para derrocar a Assad han sido neutralizados desde hace 5 años debido a la participación de Rusia.

Tercero: cualquier intervención por parte de los EE.UU. provocaría inmediatamente una guerra abierta entre Corea del Norte y Corea del Sur. Según una reciente estimación del Pentágono, el valor potencial de los daños que podría sufrir Corea del Sur se estimó en 30 veces los daños sufridos en Libia e Irak. Por último, el país surcoreano supone un 2% del PIB mundial.

En mi opinión, el tema de Corea se va a silenciar de nuevo. Kim Jong-un recibirá la ayuda financiera que tantas veces ha recibido al chantajear con armas nucleares. La investigación en una nueva arma continuará clandestinamente, pero el ritmo se ralentizará significativamente en parte por China, porque Pekín tampoco quiere que el régimen norcoreano tenga un arma nuclear. No es lo mismo negociar con un país con un arma de este calibre que con uno que no la posee

Además, China invertirá miles de millones más en las infraestructuras para la extracción y transporte de materias primas estratégicas y metales de tierras raras. Probablemente, van a proporcionar la tecnología y el equipo necesario a cambio de títulos mineros de los próximos 20-30 años. Corea recibirá la tecnología y el capital, mientras que China mantendrá un monopolio en un mercado extremadamente importante.

Los fabricantes de tecnología avanzada tendrán que transferir, al menos, parte de su producción a China para garantizar la seguridad de suministro, y los chinos tendrán acceso a más fuentes de tecnología avanzada, uniéndose a las filas de los países tecnológicamente más desarrollados durante los próximos 15-20 años.

Un apunte por último. Si alguien cree que Corea del Norte es capaz de amenazar a los Estados Unidos o a Europa, echemos un vistazo a siguiente foto:

El mapa ilustra la región de Asia. Como se puede ver, una parte de China, Corea del Sur y Japón está bien iluminada. El punto negro entre el Mar de China y Japón es Core del Norte. Además, ¿Qué ganarían atacando a los EE. UU.? Absolutamente nada.

 

El equipo de Independent trader