El bloqueo de los fondos

 

Estados miembros de la Unión Europea están considerando la introducción de una ley que permitiría a los bancos al borde de la quiebra suspender el pago de dinero a todos sus clientes. Durante al menos 5 días hábiles no sería posible retirar los ahorros (hasta 20 días en casos excepcionales - nada impide alargar este período, por ejemplo, por un período indefinido.). Es importante señalar que el bloqueo de retirada de efectivo también afectaría a los depósitos de menos de 100 mil. euros.

¿En qué situación nos encontramos ahora? Según las actuales leyes, se permite un bloqueo durante dos días de los cajeros automáticos de los bancos en riesgo, pero esta regla no se aplica a los depósitos de menos de 100 mil euros.


En pocas palabras: los políticos europeos admiten que después de casi 10 años de la crisis financiera, el problema no se ha resuelto. No sólo eso; nos están tratando de imponer una ley que restringirá cada vez más la libertad de los ciudadanos de la UE.

Idolatrada por los mercados financieros, la compra de los activos tóxicos resultó insuficiente. En lugar de permitir que la economía se limpiara, es decir, dejar caer a las entidades mal gestionadas.

No es de extrañar que políticos de la talla de Nigel Farage y Godfrey Bloom no hayan tenido ningún problema para convencer a los británicos de abandonar la Unión Europea. Con frecuencia, necesitaban solo dos minutos para mostrar lo absurdo que es el sistema. Así mismo, han recordado en repetidas ocasiones que el rescate del sector bancario ha significado un robo a los contribuyentes, porque como dijo Bloom una vez: “Hablamos precipitadamente sobre garantizar los depósitos. Cuando los bancos quiebran por su incompetencia y prevaricación, siempre es el contribuyente quien paga por ello.”

Volviendo al tema, en noviembre de 2016 la Comisión Europea descartó la posibilidad de bloquear los pagos a las personas con depósitos de menos de 100 mil euros. Se argumentaba que esto podría influir negativamente en los mercados. Al parecer, se han olvidado de eso o la situación es tan grave que piensan que no quedan otras opciones.
Billones de euros en préstamos no reembolsados

Una parte de los lectores probablemente se esté preguntando sobre la magnitud del problema. Pues, mirando al informe de la morosidad de la unión europea, podemos decir que la situación no es tan dramática.

Lo confirma un informe de la UE que abarca un período hasta finales de 2016. Dicho documento demuestra que el valor total de los préstamos no pagados durante por lo menos durante 90 días (NPL - Los préstamos en mora) en la UE asciende a 1.092 mil millones de euros. Esta cifra es ligeramente menor que el PIB de España. En España el índice de morosidad asciende al 5,7%. La situación más grave se da en Grecia y Chipre donde nos encontramos un 46% y un 45% respectivamente, mientras que la media de la UE es del 5,1%. Tampoco es muy favorable el caso de Bulgaria, Croacia, Hungría, Irlanda, Italia, Portugal, Eslovenia y Rumanía. En estos países, la proporción de NPL varía del 10% al 20%.

 

Si tenemos en cuenta, no sólo el porcentaje de morosidad, sino su valor en mil millones, a primera vista destaca Italia (NPL de 276 mil millones de euros). Curiosamente, en segundo lugar se sitúa Francia, que fue señalado como uno de los países más seguro del grupo.

Tengan en cuenta que todas estas informaciones sobre los cientos de billones de euros en préstamos pendientes de pago hacen referencia a la época en la que los tipos de interés era del 0%. El préstamo es históricamente barato, y el Banco Central Europeo compra activos a escala gigantesca. Una vez más, parece que los esfuerzos de los bancos centrales no producirán una mejoría.

Conclusiones

En primer lugar, hay que prestar atención al hecho de que la nueva ley también incluye un bloqueo de los depósitos de menos de 100 mil euros, hecho que agrava considerablemente la situación. Supongamos que los problemas afectan a un gran banco en uno de los países más importantes. Si se bloquea el pago, varios cientos de miles de personas se darán cuenta (al final) de la amenaza. Es difícil predecir la reacción de la gente, pero es muy probable que se diesen disturbios callejeros. Todo va a ser silenciado por los medios de comunicación, pero la información llegará al resto de naciones a través de Internet y puede causar malestar en otros países. No hay que olvidar que una retirada masiva de efectivo podría llevar al colapso incluso a aquellas entidades que están consideradas más seguras.

Por supuesto, el escenario anteriormente descrito significaría una gran incertidumbre en los mercados financieros. Esto a su vez se traduciría en reversión (al menos temporalmente) del flujo de capital que ahora fluye a los mercados emergentes. En tiempos inseguros se fortalecerían las monedas principales, es decir, el dólar americano y el franco suizo.

EL equipo Independent Trader