II. Acciones

 

Estados Unidos

 

La bolsa americana supone una incógnita para mí. El mercado de acciones estadounidense está muy sobrevalorado, tanto desde el punto de vista fundamental como al respecto de otros países. Por otra parte, tanto la tasa de interés como la inflación van a subir pronto, y el capital se va mover desde los bonos hacia el mercado de las acciones, aumentado así el precio.

 

En 2016, las acciones en la bolsa neoyorquina han subido un 10% debido a que las propias compañías compraban sus acciones. Según Goldman Sachs, las compañías en este año deberían comprar aún más acciones propias. Se supone que quieren destinar un 52% de las ganancias a dividendos y readquisición de sus valores. Desde 2007 las compañías no dedicaban tantos recursos a la recompra de sus acciones. Todos sabemos qué ocurrió más tarde.

En mi opinión, el riesgo en relación a las posibles ganancias es demasiado grande. El único sector estadounidense que parece que tiene potencial  es el del metal y la minería (Metal & Mining)

Por otra parte, veo extremadamente sobrevaloradas las FANG (Facebook, Apple, Netflix, Google), Tesla, Amazon, el índice Russell 2000 y el sector de la inmobiliaria al completo, empezando por el Simon Property Group.

 

Los mercados desarrollados sin los EEUU

 

Ahora mismo las bolsas en los países desarrollados están muy sobrevaloradas y es muy difícil encontrar una ¨ganga¨. Los países que parecen que tienen más potencial son Singapur, Noruega y Austria.

Tanto España como Italia y Portugal también tienen potencial, el problema es, como todos sabemos, el alto endeudamiento. Las acciones baratas del Ibex pueden llegar a estar aún más baratas.

 

Los mercados de los países en vías de desarrollo

 

Entre los años 2011 y 2015, los precios de las acciones bajaron. En el 2016, hubo una pequeña alza, no obstante, la diferencia entre los mercados emergentes y desarrollados sigue siendo muy grande. En mi opinión, en 2017, las bolsas en los mercados en vía de desarrollo tienen mucho más potencial de subida.

Sobre todo, los mercados en Rusia, Turquía, Chile y Nigeria. Los mercados en Asia van bastante bien, excluyendo Japón. Por otra parte, China también es una incógnita. Los precios de las acciones están en niveles bastante bajos, pero no se sabe qué pasará cuando empiece la guerra económica con los EEUU.

 

III. Bonos

 

Después de la elección de Trump tuvimos una huida del mercado de la deuda. Muchos inversores se han dado cuenta de que la época del alza en los bonos ha terminado. Creo que en 2017 la rentabilidad de los bonos americanos a 10 años se acercará al 2,8% y luego el FED iniciará las compras para calmar el mercado.

Mi opinión acerca de los bonos no ha cambiado. Creo que, durante la próxima década, los bonos van a ser un sinónimo de pérdida, ya sea por una inflación alta o por la subida de las tasas de interés.