Preparar los pronósticos cada año se hace más difícil. Antes de 2007, la mayoría de los acontecimientos económicos eran consecuencias de la ley de demanda y oferta. Hoy en día, el mundo está al revés. Ya no importan los factores fundamentales, lo que importa es quién va a fabricar moneda de la nada y qué activos va a comprar. Hacer pronósticos para el futuro se limita solo a vaticinar qué van a hacer los bancos centrales.

  1. La deuda, la inflación y la geopolítica

 

Primero voy a contaros cuál es el problema más grande que tienen aquellos que controlan el sistema bancario. Durante los últimos 36 años fuimos testigos de la bajada de los tipos de interés en todo el mundo. Cuanto más bajo es el interés, más se endeudan las corporaciones y las personas. El efecto de tres décadas de desarrollo económico financiado con el crédito es que la deuda en relación a la economía es más grande que nunca. El valor del mercado de los bonos es más grande que la capitalización de todas las bolsas del mundo juntas.

El problema del endeudamiento es muy, pero que muy complicado.

Primero, el peso de la deuda es tan grande que endeudarse ya no genera crecimiento económico.

Segundo, hoy en día tenemos la rentabilidad más baja que nunca, por consiguiente, el precio de los bonos se encuentra en niveles más altos que nunca.

Tercero, se estima que el valor de los derivados supone unas 10-13 veces más grande que el valor del PIB global y por si fuera poco, los derivados están asegurados con los extremadamente sobrevalorados bonos estatales.

Desde 2008, los bancos centrales han intentado luchar contra la deuda. Aunque varias veces han aumentado la masa monetaria, no consiguieron subir la inflación, que es lo que bancos centrales y los gobiernos endeudados necesitan, porque cuando la inflación se encuentra más alta que el interés, la deuda baja. Durante los sesenta y setenta tuvimos un proceso parecido. Entenderlo es crucial porque parece que la inflación sube y los bancos centrales van a aumentar aún más la masa monetaria. En otras palabras, los BC en vez de comprar los bonos, las acciones u otros activos, van a financiar directamente el déficit presupuestario y a su vez aumentar la inflación aún más, porque bajar el nivel de la deuda es necesario para cambiar al sistema basado en los Derechos Especiales de Giro (DEG), es decir, una ¨nueva¨ moneda de reservas.

No obstante, antes de escribir sobre los mercados financieros, voy a hablar un poco sobre geopolítica.

Aunque la elección de Trump trajo mucho optimismo, no cambió el problema de la deuda, la cual hay que pagar. Además, el problema de los tipos de interés continúa, ya que habrá que subirlos, lo cual es muy arriesgado en la situación actual.

 

Estados Unidos

 

 En mi opinión, la elección de Trump va a provocar un cambio en la política exterior. Al conocer qué punto de vista defiende Henry Kissinger (el consejero de política exterior), supongo que durante los próximos años China va a ser presentada como el peligro número uno para Estados Unidos. Hace varios años, los enemigos más grandes eran Irak, luego Rusia y Siria (Assad). No obstante, la mayor amenaza para la hegemonía de los EEUU la representa China. La mejor manera para obtener buenos resultados en política exterior es por medio de alianzas donde ambas partes salgan ganando, como en el comercio. Los chinos han desafiado a los americanos comenzando la construcción de su “ruta de la seda”. Durante las últimas tres décadas, la mayoría del comercio se realizaba a través del mar, lo cual es muy fácil de bloquear por los americanos, especialmente, cuando se dispone de la mejor flota del mundo. China ha neutralizado el peligro generado por los EE.UU. por medio de la construcción de una nueva ruta por tierra.

Para debilitar a China y ralentizar la construcción de la ruta de la seda, los EEUU tienen que aliarse con Rusia, aunque los medios de comunicación sigan demonizando a este país y a su presidente, Putin. Finalmente, Siria dejará de ser importante para los americanos. También, Rusia va a mejorar las relaciones con la Unión Europea.

Desconozco de dónde va a sacar Trump el dinero para la financiación de su gigantesco déficit presupuestario, el cual va a sobrepasar 1,5 billones de dólares, es decir, un 7% del PIB de los EEUU. Al echar un vistazo de con quién va a formar un nuevo gobierno, opino que Trump ya ha conseguido llegar a un acuerdo con el FED. También es posible emitir nuevos ´bonos infraestructurales´ comprados por las grandes compañías americanas con el dinero que van a traer a los EEUU gracias a la bajada de los impuestos.

 

Europa

 

Aunque la situación en Europa se presenta bastante mal, no creo que la Unión Europea se desintegre en el presente año. La llegada de inmigrantes de África debería verse reducida a consecuencia de la mejora en las relaciones entre los EEUU y Rusia. También, los políticos europeos, que han perdido el apoyo de la sociedad, lo van a intentar conseguir recuperar.

Las elecciones, tanto en Holanda, Italia como en Francia nos pueden traer victorias de los partidos euroescépticos, aunque no creo que en ninguno de estos países vayan a conseguir una mayoría absoluta. El movimiento 5 estrellas y Le Pen cada vez tienen más apoyos, pero ganar unas elecciones y formar un gobierno que funcione es otra cosa distinta

 

China

 

China sigue cambiando las reservas de dólares que posee por activos inmobiliarios, compañías de todo tipo y derechos de extracción de materias primas en todo el mundo. En 2017 la tensión entre China y los EEUU va a aumentar, y por consiguiente, puede disminuir la expansión del gigante asiático. Los chinos van a reemplazar el modelo de adquisiciones de empresas por el modelo de construir una demanda interna de  servicios. A pesar de los problemas en el mercado de la deuda, creo que los chinos van a seguir como la locomotora del crecimiento económico global.

 

FED

 

Creo que este año el FED va a subir los tipos de interés un 0,5%. La primera subida del interés, por un 0,25%, podemos esperarla en marzo. A pesar de que los tipos de interés van a subir, es posible que aun así se vayan a encontrar por debajo de la inflación real.

La diferencia entre el tipo de interés en Europa y los EEUU causa que el capital migre a los EEUU, y por consiguiente, el dólar se haga más fuerte.

Un dólar fuerte supone un problema para todo el mundo:

  • Las compañías americanas obtienen resultados más bajos fuera del país. Los beneficios denominados en monedas más baratas significan resultados peores y hacen más difícil que las acciones se mantengan en niveles altos.
  • Para los países en vía de desarrollo es más difícil manejar la deuda que crearon en la época del dólar barato. El problema es muy grande y peligra por completo el sistema bancario norteamericano.
  • Un dólar fuerte es un freno anti-inflacionista natural, es decir, imposibilita al FED a crear una inflación alta.

Como dijo Jim Rickards, quien tiene muy buenas relaciones con los miembros del FED:

¨El FED se ve obligado a subir los tipos de interés al 3,25% mientras la economía crezca para luego bajarlos de nuevo al 0% cuando empiece otra vez la crisis. Este nivel de bajada es necesario para que tenga el impacto esperado en la economía ¨

 

El Banco Central Europeo

 

La rentabilidad de los bonos de los gobiernos europeos se encuentra más baja que la de los americanos. Esto se lo debemos al BCE, que aumenta mensualmente la masa monetaria en unos 80 mil millones de euros para comprar los bonos que nadie quiere adquirir. No obstante, últimamente el BCE empezó a reducir el aumento y en este año va a continuar con esta política.

Si la subida de los tipos de interés es más grande que la que he pronosticado, el BCE también puede que suba un poco los tipos por primera vez en 10 años.

La incógnita más grande para mi es Italia y el posible referéndum sobre la salida de la UE. Al contrario de las opiniones, creo que la ruptura de la UE va a empezarla los alemanes. Los países como Italia, España, Portugal o incluso Francia por ahora son los beneficiarios de la política actual del BCE. El abandono del euro por parte de Alemania significaría la devaluación tanto de la moneda como la deuda que está denominada en esta moneda. Pero no es el tema del que deberíamos preocuparnos en el año 2017.

Trader 21