El gran descontento de los ciudadanos provocó el Brexit y la victoria de Donald Trump. Es por esto que  Jean-Claude Juncker apeló a los políticos europeos a que no hagan más referéndums sobre la salida de la Unión Europea. Por desgracia para Junker, un nuevo referéndum se va a producir en cuestión de días en Italia. Oficialmente, el referéndum trata de cambios constitucionales, no obstante, el rechazo de las propuestas del gobierno puede abrir las puertas del poder a los partidos euroescépticos.

 

¿De qué trata el referéndum?

 

Los cambios en la constitución, ya votados en el parlamento italiano, restringen el rol del senado y dan más poder al primer ministro Matteo Renzi. Ahora solo falta un sí por parte de los ciudadanos. El jefe del Estado italiano anunció que si pierde el referéndum va a dimitir de sus funciones. Este referéndum es muy importante para el sector bancario, que está en muy mal estado, ya que Renzi hace todo lo que está en su poder para salvar los bancos sin llevarse los depósitos de los ciudadanos. Si el referéndum termina con la derrota del primer ministro italiano, empeorará la situación del sector bancario.

Mientras tanto, los partidos de la oposición, sobre todo el movimiento 5 estrellas, están esperando para poder acceder al poder. La oposición, al contrario del gobierno actual, no se preocupa tanto sobre qué pasará con las élites, sino sobre el estado de ánimo social. Como era de esperar, los italianos después de los años de estanflación están hartos de las políticas de austeridad y no les preocupa qué pasará con las grandes corporaciones. Por esta razón, los directivos, sobre todo de los bancos, apoyan con toda sus fuerzas a Renzi.

En la gráfica, el color naranja representa el apoyo al gobierno actual. Cómo podemos observar, las opiniones entre los ciudadanos están divididas casi al 50%. No se puede decir lo mismo del apoyo de las grandes corporaciones, que es unánime a favor de Renzi.

 

La incertidumbre aumenta cada vez más

 

En Italia, al contrario del referéndum en el Reino Unido y las elecciones en los EEUU, todo el mundo dice que está claro que la derrota del gobierno actual y el cambio de política es muy probable, lo que significa, por ejemplo, la salida de la zona Euro.

Fuente: www.sentix.de

La gráfica de arriba indica que las probabilidades de salida de la eurozona por parte de Italia son muy reales.

Hasta la fecha, a pesar del enorme endeudamiento, la rentabilidad de los bonos italianos se mantenía en niveles muy bajos. La baja rentabilidad fue posible gracias al Banco Central Europeo, que con el dinero imprimido compraba los bonos. La calma no puede durar eternamente, ya que cuanto más probable es la derrota de Renzi, más difícil es de mantener la rentabilidad de los bonos.

Todavía a mitad de octubre, la rentabilidad de los bonos italianos oscilaba en torno a un 1,4%. Hoy ya se encuentra rozando el 2%.

 

¿Qué puede significar la derrota de Renzi?

 

No quiero predecir el resultado del referéndum. Al contrario de una victoria de Renzi, que es posible y que no conllevaría muchos cambios, la derrota significaría el éxito de la oposición, sobre todo, el movimiento cinco estrellas. Suponiendo un cambio del gobierno y la victoria de dicho partido, se pueden predecir dos posibles escenarios.

 

Escenario A

 

Según la primera posibilidad, el cambio del gobierno no tendría grandes repercusiones. Los italianos podrían seguir amenazando a la UE y contar con que el BCE les seguirá rescatando ante una posible quiebra. Es una variante posible, y el nuevo gobierno podría centrarse en la lucha contra la corrupción en su país, es decir, una de sus prioridades.

Hemos de recordar que, tanto la derrochadora política italiana como la compra de bonos italianos por parte del EBC, a largo plazo es destructiva para la fe en el euro. Al fin y al cabo, uno de los grandes como Alemania u Holanda puede perder la paciencia y salir de la unión monetaria.

 

Escenario B

 

También existe una variante radical, que supone la salida de la eurozona por parte de Italia. En este caso, lo más probable sería el regreso a la lira y su devaluación. Esto significaría un gran aumento de la deuda denominada en euros.

En este punto entramos en suelo pantanoso, porque dicha situación requeriría la condonación de la deuda por parte de los acreedores de Italia donde predominan los bancos alemanes y franceses. ¿Es posible evitar la espiral de las quiebras en el sector bancario? Probablemente sí. Gran parte de la deuda tendría que ser comprada por el Banco Central Europeo.

Un hecho muy relevante es que los italianos, independiente de su situación, siguen teniendo unas 2.450 toneladas de oro. De este modo, los italianos podrían convencer a los inversores apoyando su moneda en un 20% en el oro. Merece la pena recordar que los suizos tenían un esquema parecido hasta 1999.

 

Conclusiones

 

Mirando la escena política no hay tiempo para aburrirse. Desde luego, no me refiero aquí a la frecuencia de los acontecimientos, sino a la dirección a la que se dirige el mundo. El Brexit y la victoria de Trump nos pueden servir como unos ejemplos de que el proceso de la globalización se ha frenado.

La siguiente etapa es el referéndum en Italia. Por otra parte, el mismo día se va a celebrar la repetición de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales en Austria. El favorito, Norbert Hofer, anunció que quiere organizar un referéndum sobre la posible salida de la Unión Europea.

Todos los acontecimientos anteriormente mencionados nos indican que el sistema al completo está a punto de caer. Es difícil de predecir cuánto tiempo nos queda, no obstante, hay dos cosas que se puede decir con bastante seguridad.

Primero, va a ser un periodo de volatilidad en los mercados financieros. Las noticias importantes hacen que mantener la calma no sea tan fácil y no muchos inversores saben estar tranquilos. La cotización de la libra esterlina es un claro ejemplo.

Segundo, emerge una oportunidad enorme para Europa. Inevitablemente se acerca el fin de la Unión Europea. Para muchos países europeos es una oportunidad para liberarse de las cadenas de la burocracia y para la recuperación de su economía. Comparándonos con el crecimiento que tiene Asia, tenemos mucho camino por recorrer, como por ejemplo, la bajada de impuestos y la simplificación de las leyes para los emprendedores. Aunque sabiendo qué partidos tenemos en España, no soy muy entusiasta.

 

El equipo Independent Trader