¿El metal industrial o el metal precioso?

 

Cuando pensamos en la plata lo relacionamos con el dinero. En el pasado, la plata funcionaba como metal precioso, sin embargo la situación cambió en los años sesenta cuando, a causa de la demanda del sector industrial, las reservas disminuyeron significativamente. En la actualidad, existe plata por valor de 40 mil millones de USD, es decir, menos que lo que aumenta el BCE la masa monetaria en dos semanas.

En la industria, la plata tiene diez mil usos, lo que la sitúa en segundo lugar después del petróleo. Se utiliza sobre todo en la electrónica y en la medicina. La industria es responsable de un 54% de la demanda, y continúa creciendo. Por otra parte, la demanda por parte de los inversores supone un 25%, así que la mayor parte de la demanda no es para esta finalidad.


El tamaño del mercado

 

Se suele comparar mucho la plata con el oro. Los precios se mueven en la misma dirección, no obstante, la mayor parte de la demanda del oro es para inversiones, al contrario de lo que sucede con la plata. En el mundo existen 175 toneladas de oro y casi la mitad de esta cantidad la poseen los bancos centrales, fondos de inversión y los inversores individuales. Supongamos que hay unas 90 mil toneladas de oro con la que se puede comercializar; esto supone 3,9 billones de USD.

La situación de la plata en el mercado es totalmente diferente. Según silverinstitute.org, existen 2,3 miles de millones de onzas de plata por valor de 40 mil millones de USD. Debo aquí subrayar que existen estimaciones muy diferentes; no obstante, la cifra citada anteriormente tiene sentido para mí, sobre todo, porque en las conversaciones privadas con Loomis, muchas veces he oído que su sucursal en Kloten, cerca de Zurich, posee plata por valor de 4 mil millones, lo que supone un 10% de las reservas mundiales.

El problema principal a la hora de estimar la cantidad de plata para inversiones es que muchas instituciones no publican datos fiables. A continuación incluyo la lista de las instituciones que supuestamente poseen plata. La veracidad de las dos instituciones más grande, COMEX (de color azul) y ETF SLV (de color verde claro), para mí prácticamente no existe.

Se puede suponer que la cantidad de metal en el mercado es mucho menor que lo que dicen los datos oficiales. En el año 2010, cuando Eric Sprott comenzó su ETF asegurado que poseía el 100% del metal, necesitaba 9 meses para comprar plata por valor de apenas  mil millones de dólares.

Una de las ventajas más grande que tiene la plata es el pequeño tamaño del mercado, es decir, una pequeña cantidad de dinero puede provocar subidas bruscas del precio. Si os cuesta haceros una idea, recordad por favor qué ha pasado con el precio del Bitcoin. En la primera etapa, el precio subió de 1 USD hasta  unos 30 USD. Cuando Bitcoin ganó popularidad, su precio subió de unos 30 USD hasta unos 1.100 USD. Estas subidas tan bruscas pudieron ser causadas porque la capitalización de todos los Bitcoins en su momento álgido oscilaba en torno a varios miles de millones de dólares, que no es para el mercado mundial.

Independientemente de si la cantidad de plata destinada a inversiones supone unos 20 o 40 mil millones de dólares, es una cantidad muy pequeña para los inversores de todo el mundo. Para poder visualizarlo mejor, la compañía Apple tiene en efectivo unos 200 mil millones de dólares, y el valor del mercado de bonos es de 200 billones de dólares.

 

La relación del oro y de la plata

 

Un argumento muy popular entre los partidarios de la plata es que históricamente la relación entre dichos metales era 1:16. Aunque creo que la plata tiene más potencial que el oro, no soy tan optimista.

Analizando los últimos 50 años podemos observar que la relación del oro respecto a la plata oscilaba entre 16 y 100. No obstante, durante los últimos 40 años oscilaba entre 40 y 80.

En la relación de los precios del oro y de la plata tenemos varios niveles importantes, de los cuales dependen mis decisiones sobre dónde invertir:

  1. Por encima de 70 – compro solo plata
     
  2. Entre 45-70 – compro tanto oro como plata
     
  3. Entre 30-45 – compro solo oro
     
  4. Por debajo de 30 – probablemente empiezo a vender plata
     

Los precios históricos vs. los precios actuales

 

Muchas veces, mirando los precios históricos de distintos activos, podemos suponer como se van a comportar en el futuro. El problema con la plata es que el alza terminó hace casi 4 décadas, es decir, en el año 1980, cuando el precio del metal se encontraba en unos 50 dólares por onza.

Hoy en día el precio oscila en torno a 20 USD por onza. Esto supone un 40% del máximo precio alcanzado, pero hay que recordar que el valor del dólar es muy distinto del de hace 36 años.

Como podemos apreciar, para que la plata se encontrase a niveles de hace cuatro décadas, tendría que subir por lo menos unas 7 veces (debido a la inflación).

Podemos llegar a unas conclusiones muy interesantes cuando comparamos el precio de la plata con el índice de acciones más popular, es decir, con el Dow Jones.

 

La plata no es tan barata como lo fue en el año 2001, pero sigue siendo muy atractiva. Para alcanzar unos precios parecidos a los de 1980, el precio del metal tendría que subir hasta unos 800 USD por onza. Pero, ¿es esto posible? En mi opinión, no.

No obstante, si el mercado de acciones en EE.UU. cayera un 75%, y al mismo tiempo hubiera un alza en el mercado de los metales preciosos y la plata subiera hasta 240USD por onza, entonces la relación del año 1980 sería muy factible.

Para enfriar la imaginación de algunos inversores sobre los altísimos precios de la plata en el futuro, debemos recordar que los precios tan altos que se alcanzaron en 1980 se dieron, sobre todo, a la dominación de los hermanos Hunt en el mercado de la plata. Es más, en el año 1980 no se utilizaba tanto la plata en la industria como hoy. El lobby industrial es muy fuerte y va a hacer todo lo posible para impedir que suba el precio de la plata. Además, los bancos centrales también se aprovechan de los bajos precios de los metales, ya que de esta forma camuflan la pérdida de valor por parte de las divisas. Así pues, vivimos en un mundo muy diferente al de hace décadas.

 

La variabilidad en el mercado de la plata

 

La plata, al contrario de lo que ocurre con el oro, es un metal con mucha variabilidad del precio. Se solía decir que si el precio del oro subía un 10%, entonces el precio de la plata subía un 20-25%. Esta relación funciona en ambos direcciones.

Entre octubre de 2008 y febrero de 2011, el precio del oro subió un 150%. En el mismo periodo el precio de la plata subió un 420%. Hay que subrayar que hablamos de solo dos años y medio. De nuevo para calmarnos, hay que señalar que en el periodo 2011-2015 el precio del oro bajó un 45% y el precio de la plata un 72%.

El mercado de la plata es muy variable, así que si alguien no es capaz de soportarlo, no es el activo ideal para él; siempre se puede invertir en el oro.


¿Qué es preferible, comprar monedas de metal o lingotes?

 

Siempre compro el oro en monedas de metal; por otra parte, con la plata hago de vez en de cuando una pequeña excepción. Normalmente la compro en tubos (20 o 25 monedas de una onza) o masterbox (500 o más monedas de una onza). De esta forma es más fácil venderlo en el futuro. Además, debido al IVA, podemos comprar las monedas más baratas que los lingotes.

La excepción que he mencionado antes es la compra de plata sin IVA alojada en almacenes de territorios  sin aranceles. En este caso los lingotes son más baratos que las monedas, pero este tipo de operaciones hay que realizarlo con un capital superior a 80 mil euros.


Conclusiones

 

Creo que ya sabéis por qué la plata parece tan atractiva. A pesar de que tiene en contra a los bancos centrales, creo que durante los próximos años este metal nos vas a permitir obtener unos buenos beneficios.  En absoluto pienso que la plata vaya a subir hasta unos 500 USD como dice Max Keiser, al menos no sin hiperinflación; no obstante, un precio en niveles de 100 USD es muy probable.

Además, tanto el oro como la plata tienen una ventaja muy importante: se pueden almacenar fuera del sistema, gracias a lo cual nos puede servir como una fuente de seguridad.


Trader21