Mantener un alza económico que dure 8 años requiere de muchas intervenciones estatales. Normalmente en casos como éste nos acordamos de las instituciones que no son controladas por nadie, como el Exchange Estabilization Fund (ESF).

Hay muchas informaciones disponibles, por lo tanto, vamos a dividir este artículo en varias partes.

 

Los principios del ESF

 

El Exchange Stabilization Fund (ESF) se crea en 1934 en el marco de Gold Reserve Act. Oficialmente, su misión es defender el dólar. Con este objetivo, el ESF vende y compra divisas extranjeras. Las decisiones del ESF están ejecutadas por el FED neoyorkino. En otras palabras, muchas personas trabajan tanto para el FED neoyorkino como para el ESF.

Tener esto presente nos permite mirar de otra manera la ayuda prestada a AIG en 2008 por parte del FED neoyorquino.

Gracias al FED, es ESF es anónimo y, por consiguiente, el nombre Exchange Stabilization Fund no dice absolutamente nada a la mayor parte de la población.

La Ley de 1934 fue absolutamente crucial. El Gold Reserve Act estaba destruyendo el banco central de los Estados Unidos, que dependía del Departamento del Tesoro. El titular de la Secretaría de Hacienda es una figura clave en el rompecabezas, porque es el responsable de la formulación y aplicación de la política monetaria y fiscal de los Estados Unidos. El ESF le ayuda. Por otro lado, el Fed está haciendo todo lo que se consultó con el Secretario de Hacienda, a través del ESF. Si nos fijamos en la dirección de las tasas de interés a corto plazo, veremos que casi cualquier cambio del secretario del Tesoro tuvo un gran impacto en la dirección de los tipos. Actualmente la posición de secretario la ejerce una persona aconsejada por Goldman Sachs

¿Por qué es tan importante? Me explicaré con un ejemplo. En 2008, John McCain fue señalado con un 5 por ciento de ventaja en las encuestas antes de las elecciones presidenciales. Luego hubo problemas en Lehman Brothers, al que se le negó la ayuda estatal. La quiebra del gigante sacudió el sistema financiero. McCain perdió la ventaja y nunca más la recuperó; su personal no podía hacer nada. Como todos sabemos, Barack Obama se convirtió en el presidente.

Volviendo al principio del ESF, es importante darse cuenta de que entre 1913 (creación de la FED) y 1934 (creación del ESF), el valor del dólar prácticamente se mantuvo igual. La siguiente década trajo consigo una fuerte devaluación de la moneda estadounidense, pero al parecer el FSE fue creado para proteger el dólar.

También es de interés la manera en que se creó el capital inicial para el ESF. En 1933, a los estadounidenses se les prohibió poseer oro. La mena fue reemplazada, y por cada onza se pagó 20 dólares. Esto fue seguido por la devaluación del dólar. De esta forma se adquirió 2.000 millones de dólares. En el artículo número 10 de Gold Reserve Act se decidió que 2.000  millones de dólares serían depositados en el ESF bajo el control del Secretario de Hacienda, y que sus eventuales decisiones no serían cuestionadas por ninguna otra entidad estadounidense.

Una vez más, las operaciones realizadas por el ESF han sido exoneradas de cualquier control.

Sólo unos pocos años más tarde, el fondo comenzó a ser conocido como el arma secreta de los Estados Unidos. Con el ESF estaba relacionada la OSS, la primera agencia de inteligencia de Estados Unidos, que operó durante la Segunda Guerra Mundial. A menudo, sus operaciones han sido relacionadas con el uso de la propaganda negra, es decir, la manipulación de los medios de comunicación.

"Asegurar los fondos y excluirlos de ningún tipo de supervisión es el corazón y el alma de las operaciones encubiertas" - Lawrence Houston, uno de los abogados más importantes asociados con los servicios de inteligencia.

 

La participación del ESF en la creación del sistema monetario

 

En los años 1942 y 1943, comenzaron a aparecer las primeras informaciones acerca de los planes del departamento del tesoro, que se referían a la creación del sistema monetario de la posguerra. Por último, 10.000 millones de dólares fueron asignados para crear el Banco para la Reconstrucción y el Desarrollo, el cual se conoce en la actualidad como Banco Mundial. La segunda parte del sistema era un fondo de estabilización con un capital de 8.000 millones de dólares, ahora conocido como el Fondo Monetario Internacional.


El autor de ambas partes fue Harry Dexter White, del cual no se habla tanto como de Keynes, pero estas dos personas fueron los arquitectos de la conferencia de Bretton Woods en 1944, donde fueron creados el FMI y el Banco Mundial. Harry White también pertenecía a la junta de OSS y administraba el FSE. White no era ni banquero ni economista. Su gran habilidad fue administrar el dinero para fines ilícitos, como por ejemplo, sobornos políticos. No genera mucha esperanza que este tipo de persona haya diseñado un sistema monetario.

En 1945, White fue nombrado asistente del secretario del tesoro, pero un año después renunció al cargo para convertirse en el primer director del FMI.

Después de la creación del FMI, el ESF le entregó casi todo su dinero, es decir, 1.800 millones de dólares. El ESF no tenía un flujo constante de recursos, en cambio se le proporcionaba un capital a través del comercio del oro. A su vez, con conformidad al War Powers Act del 1941, el ESF almacenaba pertenencias de los nazis. De este modo, la CIA financió sus las primeras operaciones.

El ESF financiaba operaciones en diferentes países (la lista se encuentra disponible en Google: "ESF Credit Arrangements"), por otra parte, el FMI o el Banco Mundial pagaban el crédito del ESF. Por lo tanto se creó un mecanismo por el cual el ESF gastaba el dinero con total libertad y sin el control del Congreso, pero los fondos volvían a ESF a través del FMI o BM.

 

Una defensa desesperada del sistema

 

El derroche, tanto de los Estados Unidos como del ESF, que con discreción financiaba el presupuesto de la CIA, hizo que el resto del mundo comenzara a perder la fe en el valor del dólar. Era necesario enfocarse en las medidas destinadas a defender la moneda estadounidense. La reforma tanto de las instituciones de Bretton Woods, como del FMI y del Banco Mundial  significaron la divulgación de las actividades del ESF.

En 1961 se produjo la creación del Oro de Londres, la entidad que  se creó con el fin de evitar las fluctuaciones en el precio del oro.  Se trataba de imposibilitar una subida brusca de la mena, lo que podría debilitar aún más la confianza en el dólar. Los Estados Unidos proporcionaron más de la mitad del oro recogido en este proyecto.

Un año más tarde, el FED comenzó a realizar intervenciones monetarias. En los EE.UU. se intensificaron los debates sobre la dependencia de la Reserva Federal del Departamento del Tesoro. Independientemente de todo esto, la Fed fue involucrada en el rescate del dólar. Se tomó la decisión de entrar en acuerdos de swaps con otros bancos centrales con el fin de obtener divisas extranjeras. De esta manera, el Fed proporcionó un fortalecimiento del dólar y, al mismo tiempo, aumentando la deuda externa. He de mencionar que la deuda no fue reconocida en las estadísticas oficiales.

Los swaps son unos derivados. Sin embargo, en la página oficial del Fed de Nueva York, podemos leer que el FED no participa en operaciones de derivados.

¿A qué se debe esta paradoja? Pues es debido a que todo lo que el Fed está haciendo en nombre del ESF oficialmente no tiene lugar. Una situación similar se produjo cuando el Congreso creó la Comisión sobre las actividades de la CIA - la agencia no tenía que informar sobre nada - que fue encargado por el Fondo de Estabilización Cambiaria.

 

Una defensa desesperada del sistema – 50 años más tarde

 

Cinco décadas más tarde, el dólar sigue desempeñando un papel clave, aunque ya no está vinculado al oro. El sistema está en declive bajo la presión de la gigantesca deuda, pero el bajo coste de la obtención de fondos hace posible posponer los inevitables cambios.

El bajo nivel de interés de la deuda para muchos países es el resultado de las acciones de los bancos centrales, que compran bonos de los países, creando una demanda artificial y la reducción de su rentabilidad. Actualmente, esto se aplica a la zona euro y Japón. Hasta 2014, los Estados Unidos actuaron de manera similar.

Oficialmente, en 2015 el Fed dejó de comprar bonos. La segunda mitad del año trajo consigo una caída en la rentabilidad de los bonos del gobierno de los Estados Unidos. Entonces se trató de convencer a los inversores de que el mercado está haciendo bien sin la intervención del banco central.

Por otro lado, este fue un período en el que los bancos centrales extranjeros se deshicieron de la deuda de Estados Unidos. La siguiente tabla muestra que el valor de los bonos de EE.UU. vendidos por los bancos centrales extranjeros superó con creces el valor de los bonos adquiridos.

 

Es uno de esos momentos en los que el inversor que no tiene ni idea de la existencia de entidades como el ESF puede ser engañado por la propaganda del gobierno sobre la buena salud del mercado. De hecho, en el momento  en el que muchas instituciones vendían los bonos, la demanda interna no pudo bajar la rentabilidad de los bonos a 10 años del 2,5% al 2%.  Para esto hacía falta la intervención de una institución con muchos fondos disponibles.

El ESF es el más adecuado para el papel de "salvador". Al fin y al cabo, el fondo no tiene que informar de sus actividades, lo que le sitúa en una posición privilegiada entre la élite estadounidense. Los políticos y los expertos sobornados pueden mantener un buen estado de ánimo de la población, con la esperanza de que la verdad no llegue a un público más amplio.

Pero nada dura para siempre.

Fin de la primera parte.


El equipo de Independent Trader