A mitad de julio se produjo un intento de golpe de estado en Turquía. Después de varios días de revueltas, el presidente Erdogan ha recuperado el poder. A pesar de que los medios de comunicación ya no le dan mucha importancia, lo acontecido posee una gran relevancia desde un punto de vista geopolítico.


El rol de Turquía en el ámbito de la política internacional

 

Muchos tratan a Turquía como un país de medio tamaño más. No obstante, su importancia es enorme. El país otomano, por su situación geográfica, se erige en un puente entre Europa, Asia, y África. Su rol estratégico ha sido subrayado por Zbigniew Brzezinski en su libro ¨The grand Chessboard¨. Muy importante es el estrecho del Bósforo, a través del cual los rusos tienen acceso al mar mediterráneo, y, desde ahí, pueden controlar la situación en Siria y otros países del medio oriente.

Turquía es miembro de la OTAN, y en su territorio se haya la base militar de Incirlik, donde se encuentra alojada una bomba nuclear. Se trata de la base perteneciente al tratado que se sitúa más cerca de la frontera con Rusia. Se puede decir que es un flanco este de la OTAN. Desde esta base se realizan misiones militares y de inteligencia en el terreno desde Libia hasta Pakistán.

El rol que ha desempeñado Turquía para desestabilizar el medio oriente ha sido enorme. La mayor parte del armamento que llegaba al Estado Islámico (EI) pasaba por Turquía, para luego ser utilizada en la lucha contra al-Ásad en Siria. El hijo del presidente Erdogan, que era el mayor beneficiario de la cooperación con el EI, intermediaba en la venta del petróleo extraído en el territorio de Irak y Siria, controlado por el EI.

El Estado Islámico, gracias a la cooperación con Turquía, ha conquistado la fuente de financiación, y por consiguiente, se ha convertido en la organización terrorista más importante en el mundo. De esta situación se beneficiaban los países occidentales, ya que por el hecho de tener ¨un enemigo exterior¨, se podía seguir desestabilizando a Siria y amenazar a Irak, donde ya no se posiciona tanto el ejército estadounidense. 

El trato era simple: Turquía apoyaba silenciosamente al Estado Islámico. A cambio, Estados Unidos y la OTAN influían en otros países occidentales para que hicieran la vista gorda a la corrupción, la violación de los derechos humanos y la trágica situación de los kurdos en Turquía. No obstante, la situación económica del país otomano empeoraba cada vez más. El país se ha visto afectado por una masiva llegada de refugiados, mucho más que Europa. Además, Turquía tiene fronteras con Irak y Siria, que aún se encuentran en situación de guerra. Por otra parte, el conflicto entre kurdos y turcos se ha agravado.


Los problemas de Turquía


Turquía, por cumplir tan ciegamente las órdenes de Washington, o más bien de Langley (la CIA tiene ahí sus cuarteles generales), empezó a tener problemas cada vez más grandes. Se puede decir que la crisis inmigratoria la ha causado ella misma, pues para dominar oriente próximo ha desestabilizado a otros países. Otra complicación es la pérdida del control sobre el EI. Los países occidentales oficialmente luchan contra el Dáesh, pero faltan resultados visibles.

Después de varios meses de lucha contra los terroristas, Rusia también entró en el conflicto. Lo primero que hizo Putin fue mostrar en el foro del G20 el rol del hijo de Erdogan en la financiación del EI.

Luego atacó las vías de transporte de petróleo de los terroristas. Sobre todo, se trataba de cortar el suministro de dinero del EI. La operación completa duró casi un mes y costó 600 millones de dólares (una pequeña cantidad si la comparamos con los presupuestos militares). Así pues, tanto el EI como el hijo de Erdogan han perdido los ingresos por la venta del petróleo.

No hubo que esperar mucho tiempo para la respuesta de Turquía. En noviembre del año pasado, un avión militar ruso fue derribado, falleciendo el piloto. Por suerte, la escalada militar no fue a más, pero los rusos decidieron atacar económicamente a Turquía.

El estado comenzó a recomendar a sus ciudadanos que, por motivos de seguridad, era conveniente evitar la Riviera turca como destino de vacaciones. Más tarde, prohibió la importación de alimentos procedentes de Turquía. No se trataba solo de los productos turcos, sino también de los productos que pasaban de Europa al país otomano, para luego llegar a Rusia, evitando de esta manera las sanciones impuestas por la UE a las importaciones rusas. Los turcos, como revancha, han intentado  bloquear el estrecho del Bósforo, pero sin ningún resultado. Sin embargo, es un hecho palpable el que las relaciones entre ambos países han empeorado drásticamente. Turquía, miembro de la OTAN con potencial nuclear, y Rusia casi han llegado al borde del conflicto militar.


El reinicio en las relaciones de Turquía y Rusia.
 

De repente, después de varios meses de mutuas agresiones, el rumbo emprendido por Turquía y Rusia ha cambiado. El presidente Erdogan ha pedido oficialmente perdón, tanto a Rusia, como a la familia del piloto fallecido. Seguramente, de forma previa las dos partes habrían llegado a un acuerdo a altos niveles diplomáticos

En respuesta, Rusia ha suprimido todas las sanciones. Como consecuencia, ambos han retomado el proyecto Turk Stream, oleoducto por el cual fluirá el petróleo de Rusia a Grecia, atravesando Turquía por el fondo del Mar Negro. También se ha vuelto a tratar la construcción de nuevas centrales nucleares.

Según informan fuentes iraníes, los agentes de la inteligencia de Ankara se han retirado de Aleppo, en donde hacían frente a las fuerzas contra Al Ássad. Hace varias semanas, Turquía ha denegado a la OTAN la petición de colocar permanentemente su flota en el Mar Negro, para crear un contrapeso a las bases rusas en Crimea. En poco tiempo, por alguna razón, Turquía se ha acercado a Rusia, al mismo tiempo que se ha alejado de EE.UU y de la OTAN.

No habría que esperar mucho tiempo para comprobar las consecuencias.


El golpe de estado en Turquía


El día 15 de julio, las noticias sobre el golpe de estado en Turquía recorrieron el mundo entero. Mientras el presidente se encontraba fuera del país, los militares intentaron a acceder al poder. En poco tiempo tomaron el control de los medios de comunicación e internet, restringiendo al pueblo de esta manera el acceso a la información. En varios lugares, se produjeron violentos combates entablados entre rebeldes y militares leales al Gobierno.

El suceso ha durado varias horas. En cierto momento, ha sido emitido un comunicado del presidente Erdogan, en el cual animaba a la gente a que saliera a la calle a defender el país. En dicho comunicado el presidente turco ha dicho que ¨no podrán gobernar este país desde Pensilvania¨, insinuando que detrás del golpe de estado se halla la figura del multimillonario y erudito del Islam Gulen, que desde el año 1999 se encuentra en Estados Unidos.

Además, no es ningún secreto la influencia que posee Gulen en los medios de comunicación y la judicatura. El efecto ha sido momentáneo. La gente ha salido a la calle y ha conseguido refrenar la rebelión. Erdogan ha sido la pieza clave, animando a la gente a parar el golpe de estado, comparando esta revolución con las sucedidas en Libia, Irak, Egipto, Siria, y Ucrania, donde han terminado mal para la sociedad.

Finalmente, 180 personas han muertos, 1470 han resultado heridas, y 3000 han sido arrestadas. Actualmente, Erdogan está realizando una purga en los medios de comunicación, la judicatura, y el ejército. Es decir, está intentando conseguir el poder absoluto. Turquía ha solicitado a EE.UU. la extradición de Gulen, con el objetivo de juzgarlo en Ankara. Pero han de recordar que esto es nada más que un gesto público de Erdogan, el cuál no tiene muchas posibilidades de llegar a término.


Mis conclusiones
 

Por alguna razón, el golpe de estado ha coincidido con un giro de ciento ochenta grados en la política de Turquía. Estados Unidos y la OTAN consiguieron controlar a Erdogan durante muchos años, pero ya no. Quizás el presidente de Turquía ha entendido que, si sigue la misma política, los efectos van a resultar desastrosos para la economía y el pueblo va a salir a la calle para derrocar al gobierno.  

Las masivas detenciones de oficiales turcos en la base Incirlik nos muestran que la participación en el golpe de estado por parte de Estados Unidos y de Gulen ha sido significativa. La facción responsable de la rebelión ha admitido que ha recibido ayuda proveniente de la base de la OTAN. Hay muchas teorías acerca de quien ha sido el responsable del golpe de estado. Algunos apuntan incluso a la fundación de los Clinton, otros dicen que lo hizo el mismo Erdogan con el objetivo de alcanzar el poder absoluto.

En mi opinión, hay que rechazar las teorías extremas y simplemente mirar los hechos. El golpe de estado ha sido preparado de una manera muy incompetente. Sin ayuda de la infantería no habría podido terminarse con éxito. Muchos indicios indican que el presidente turco fue informado sobre el golpe de estado por Rusia. Sencillamente, ha dejado que el golpe empezara. Al fin y al cabo, Erdogan tenía muchos colaboradores tanto en la facción rebelde, como en el ejército leal al gobierno. Quizás se ha marchado del país para evitar que lo capturen o maten como hicieron con Gadafi, y ha vuelto cuando la situación se encontraba bajo control. Nunca conoceremos los detalles.

Me produce risa la información que indica que Erdogan iba a pedir asilo en Alemania, pero fue rechazado. ¿Por qué a Alemania, el vasallo de los Estados Unidos, y no a Rusia o a docenas de otros países? No obstante, es un hecho muy importante que en el momento del golpe de estado, el secretario de estado norteamericano, John Kerry, se encontraba en Moscú. ¿Una coincidencia? No lo creo. Quizás, en EE.UU. se ha agravado el conflicto entre Langley (CIA) y Washington (Constitucionalistas).


Mis conclusiones para el futuro

 

Examinando como ha transcurrido la revolución, creo que los turcos van a empezar a tratar a Estados Unidos como lo ha hecho el Reino Unido a la Unión Europea durante el último año. Desde hace poco tiempo, se pueden observar ciertos roces dentro de la OTAN. Por ejemplo, Alemania y Francia han ayudado a Rusia a luchar contra el Estado Islámico y a cortar su fuente de financiación, a pesar de las protestas de EE.UU.

Después de los últimos sucesos, la OTAN va a estar un poco paralizada en lo que respecta a la toma de decisiones. Puede ocurrir que países como la República Checa o Hungría vayan a comenzar negociaciones para salir de la alianza o para cambiar el uso de su ejército dentro de la misma.

Finalmente, creo que Turquía va a mantener a la OTAN en jaque, y va a amenazarla de que puedan salir de las estructuras del pacto y unirse a la Organización de Cooperación de Shanghái, en la cual se encuentran China, Rusia, Kazajstán, las tres repúblicas de la antigua Unión Soviética, y probablemente en el futuro India y Pakistán.

Turquía posee un as bajo la manga, es decir, la base militar de Incirlik. La OTAN y EE.UU. van a hacer todo lo que esté en su poder para mantenerla, mientras que Rusia y China todo lo contrario. En mi opinión, Turquía va a aprovecharse de la situación todo lo posible.

En el ámbito económico, Turquía va a estrechar su cooperación con Rusia, China e Irán. El país otomano probablemente va a convertirse en miembro de la Unión Económica Euroasiática. Después de todo, Turquía prácticamente ha tirado la toalla en cuanto a llegar a ser miembro de la quebrada Unión Europea.

Si estoy en lo correcto, y los rusos advirtieron a Erdogan del planeado golpe de estado, entonces el Estado Islámico está acabado, ya que ha perdido los ingresos del petróleo extraído en Irak y Siria. Si Ankara todavía no ha dejado de apoyar logísticamente al EI, probablemente lo hará. El EI tiene enemigos en Siria, Irak, Irán y Rusia. La pregunta es, ¿quién va a apoyar al daesh cuando las relaciones entre EE.UU. y Rusia se normalicen?

Desde el punto de vista de las inversiones, las acciones turcas han llegado a ser un activo muy atractivo. El índice Precio-Beneficio (PER), al igual que el PER10 (el cual es una razón de valoración bursátil que mide la relación entre el precio actual de un índice bursátil y el beneficio neto real promedio de la empresa durante los últimos 10 años) se halla en nivel de 10  y el índice de Precio a Valor Contable (P/VC) se encuentra en el nivel del 1,2. En la conferencia organizada por el Saxo y ASBIRO, he mencionado que estoy observando a Turquía desde hace mucho tiempo. No obstante, temía la revancha de Rusia al país otomano por derribar el avión ruso. La revancha ha llegado, pero de otra parte. Después de todo, los precios han caído tan bajo, que estoy considerando tomar la posición. No obstante, hay otro problema: la gran participación por parte del sector financiero y, en general, la situación desfavorable en los mercados de acciones en el mundo entero.

He escrito este artículo basándome en los datos que he obtenido de Europa, EE.UU., Rusia, Turquía e Irán. Por la inmensa cantidad de informaciones contradictorias, el artículo contiene muchas especulaciones de cosecha propia.


Trader21