En marzo se cumplirán 9 años desde el último mercado bajista. Una década de aumento ininterrumpido de la masa monetaria, tasas de interés cero y compras directas de todo tipo de activos por parte de los bancos centrales para un nuevo aumento monetario que han provocadon la situación comúnmente conocida como "burbuja total". ¿Qué significa esto?

Bueno, los precios de la mayoría de las acciones están en niveles superiores al 97% del tiempo en los últimos 140 años. Los precios de los bonos están en los niveles más altos de la historia. En el pasado, nadie había escuchado hablar acerca de bonos con tasas de interés negativas o que los bancos tuvieran que pagar por el privilegio de colocar dinero en ellos. Los precios inmobiliarios pueden que no estén inflados, pero el crédito gratuito ha elevado los precios por encima de los niveles considerados altos. El sentimiento extremadamente positivo entre los inversores ya ha superado los niveles récord establecidos durante los auges en 2000 o 2007.

 

¿Es posible invertir en dicho entorno desde una perspectiva de más de unos pocos meses? ¿Cómo elegir activos resistentes a las caídas? ¿Cómo construir una cartera que sobreviva a una quiebra deflacionista o una salida inflacionaria de la deuda?

 

La mayoría de los analistas o inversores creen que nunca en la historia hemos tenido una situación similar a la actual. Los bancos centrales nunca habían seguido, de manera coordinada, una política de destrucción del poder adquisitivo de las monedas tratando de mantener el control del sistema monetario. Puedo estar de acuerdo con eso, de hecho, hace varias décadas, teníamos una situación muy similar a la actual, pero solo ocurría en un país, no como ahora.

 

Durante las dos primeras décadas después del establecimiento del sistema monetario de Bretton Woods en 1944, los Estados Unidos siguieron una política fiscal muy sólida. La situación comenzó a cambiar en la década de 1960, cuando dos proyectos destruyeron por completo el presupuesto estatal. El primero fue un programa de gasto estatal inflado llevado a cabo bajo la apariencia de combatir la pobreza, el llamado "Gran Sociedad". El segundo fue la Guerra de Vietnam. Para financiar un gasto en rápido crecimiento, el gobierno de EE. UU. comenzó a imprimir dólares. En la primera fase, las reservas de oro fueron la garantía. Con el tiempo, sin embargo, la escala de la impresión fue tan grande que muchos países, por temor a la depreciación del dólar, comenzaron a cambiar moneda por oro, lo que finalmente llevó a romper el vínculo entre el dólar y el oro en agosto de 1971. Imprimir moneda fuera de la ruptura del sistema de Breton Woods también ha tenido un gran efecto en los mercados financieros, llevando a una situación similar a la actual. Echemos un vistazo a las similitudes:

 

 1. La fuerza de la moneda estadounidense

 

Después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos fue el líder indiscutible en términos de eficiencia, tamaño de la economía y reservas de oro. La mayoría de los competidores como Japón, Gran Bretaña, Francia o Alemania se han visto afectados por la guerra durante años. El efecto fue que el dólar estaba en un nivel muy alto. A pesar de que a lo largo de la década de 1960, EE. UU. implementó la política de reimpresión para financiar un gran déficit, el USD se mantuvo a un nivel fuertemente sobrevaluado frente a la mayoría de las monedas. En ese momento era habitual decir que el estadounidense promedio se siente como un hombre rico en Europa, lo que se debió a la excesiva fortaleza del dólar estadounidense frente a la mayoría de las monedas.

 

La última década, específicamente los años 2008 - 2017, es también el período del fortalecimiento del dólar. En los últimos años, la moneda estadounidense ha subido hasta un 48% frente a la canasta de monedas, lo cual es un movimiento extremadamente fuerte para las monedas. Aunque en el último año el valor del USD cayó un 14%, sigue estando fuertemente sobrevaluado, como sucedió a fines de la década de 1960.

 

2. Una burbuja en los mercados de acciones

 

Los precios de las acciones en los Estados Unidos crecieron muy fuertemente a lo largo de los años 50 y 60. Es cierto que los aumentos fueron repetidamente interrumpidos por ajustes ocasionales, pero a lo largo de dos décadas de baja inflación, los precios aumentaron más de un 500%.

 

Al final del boom, el CAPE (o el precio de las ganancias de los últimos 10 años) estaba en 25, lo que significaba una burbuja especulativa.

 

Lo que es más importante, los precios de las acciones en los Estados Unidos estaban tan sobrevaluados como hoy, no solo en términos de las proporciones más importantes, sino también en relación con las acciones de fuera de los EE. UU.

fuente: zerohedge.com

 

Hoy las acciones estadounidenses no solo están en la fase de una burbuja típica, la cual se debe principalmente a las compañías más grandes del grupo FANG, sino que también están extremadamente sobrevaloradas en relación con otros mercados, especialmente de países en desarrollo como Rusia, Nigeria, Turquía y muchos mercados asiáticos, con Pakistán o Qatar a la cabeza.

 

3. Activos financieros vs. activos materiales

 

Otra similitud muy fuerte respecto al final de la década de 1960 es una revaluación muy pronunciada de los activos financieros en relación con los activos tangibles. El primer grupo incluye acciones y bonos, mientras que el segundo materias primas y metales preciosos.

 

La situación está cambiando lentamente. El fondo del mercado bajista en materias primas, así como en metales preciosos, fue hace dos años. Desde entonces, ambos grupos de activos han crecido de una docena a varias docenas porcentuales. Al mismo tiempo, sin embargo, también tuvimos aumentos en los precios de las acciones como resultado de lo cual los activos tangibles aún permanecen altamente infravalorados en relación con los activos financieros.

 

4. Acciones hacia materias primas

 

Si bien los precios de las acciones se han venido monitorizando durante más de 100 años, los primeros índices de materias primas no se crearon hasta comienzos de los años setenta. Sin embargo, esto no cambia el hecho de que en 1971 (el comienzo del gráfico) los precios de las materias primas en relación con las acciones estaban en niveles muy bajos, similares a los actuales.

fuente: bloomberg.com

 

5. Aceleración de la inflación

 

El reembolso implementado por los bancos centrales no se traduce inmediatamente en un aumento de la inflación. Primero, el capital fluye a los mercados financieros al elevar los precios de muchos activos. Después de un tiempo, solo los inversores no profesionales son los que provocan que los precios de los bienes de consumo crezcan, lo cual se refleja a su vez en una creciente inflación.

 

En los Estados Unidos, a pesar de la fuerte inflación, ésta se mantuvo en la década de 1960 en torno al 2%. En 1970, se aceleró al 6% durante un tiempo para mantenerse una década más tarde en el nivel del 14%, algo inconcebible en la actualidad.

Durante la última década los bancos centrales han estado imprimiendo como locos, sin embargo, la inflación del IPC (fuertemente infravalorada) ha estado cayendo. En términos reales, la inflación estaba en niveles mucho más altos, pero también estaba en una tendencia descendente. Hace un año, la situación comenzó a revertirse.

fuente: yardeni.com

 

Los cambios que hemos estado observando durante más de una docena de meses son solo el comienzo del ciclo del aumento de la inflación. Los déficits de financiación y la imprudente política de concesión de préstamos en un momento de tasas de interés cero provocaron que apareciera en el mercado una enorme sobreoferta de capital, lo que se traducirá en una mayor inflación para la próxima década.

Entonces, ¿cómo puede beneficiarse de los próximos cambios?

 

Comenzaré con los activos que deben evitarse, es decir, los bonos. Éstos, especialmente los del gobierno, se perciben como un oasis de seguridad. La situación tiene buena pinta siempre que tengamos una inflación baja y nadie quiebre. Actualmente, sin embargo, tenemos una situación en la que las bancarrotas de muchos países endeudados, como España, Italia o incluso los EE. UU., se han pospuesto mediante la reimpresión. Algo que solo los países del tercer mundo habían hecho en la última década se ha convertido en un estándar hoy en día. En este entorno, el riesgo de quiebra directa es muy poco probable. Si se puede resolver todos los problemas imprimiendo un poco más de dinero, ¿por qué no comprar un poco más de tiempo, o al menos hasta que el nuevo sistema monetario esté listo para su implementación? Si bien es poco probable que la quiebra directa de los bonos aumente la inflación, y con ello un aumento en las tasas de interés es algo seguro. Unas tasas más altas también significan una caída en los precios de los bonos. ¿Qué sentido tiene poseer bonos a 10 años retribuidos al 1,5 o 2% de interés si la inflación es varias veces mayor?

 

La situación es similar en la mayoría de los mercados bursátiles. Cuanto más caro sea el mercado, menores serán las tasas de rendimiento que podemos esperar para la próxima década. Por ejemplo (basado en 140 años de datos) si un mercado de acciones dado tiene una relación P / E (precio / beneficio) en el nivel de 9-11, el beneficio anual promedio fue 10.40% dentro de la década. Si el nivel de P / E era 15.5 - 17, la ganancia cayó al 5.6% por año. A modo de comparación, en los niveles en los que actualmente se valoran las acciones en los EE. UU. o en la mayoría de los países occidentales, esto es, P / E por encima de 25, el beneficio nominal, es decir, sin incluir la inflación, fue del 0,5% anual. Esto significa que en el caso de los Estados Unidos en la próxima década, puede suceder algo parecido a lo ocurrido en el período 1968-1982.

Como se puede ver arriba, los precios de las acciones entre 1968 y 1982 cambiaron drásticamente. Lo más importante es el hecho de que después de 14 años han regresado al punto de partida. Se podría decir que las acciones se han mantenido estables. Sin embargo, si tenemos en cuenta la inflación, resulta que han perdido más del 72% de su valor.

 

El actual mercado de valores en los Estados Unidos es un ejemplo de sobreestimación extrema, tanto en términos nominales como en relación con otros mercados. No significa que no haya acciones baratas, sí las hay. El problema, sin embargo, es que si la bolsa estadounidense baja, lo cual no sería sorprendente después de 9 años de aumentos, también se traducirá en descensos en las bolsas de otros países. En otras palabras, las acciones baratas de los países en desarrollo serán incluso más baratas. En relación con las acciones, recomendaría precaución y centrarme únicamente en los mercados más baratos, entre los que podemos incluir a Rusia, Nigeria, Turquía, Pakistán, la República Checa, Qatar y Omán.

 

Para variar, un grupo de activos acerca de cuyos resultados estoy tranquilo durante los próximos años son las materias primas y los metales preciosos. Es un grupo de activos extremadamente baratos en comparación con los activos financieros de los que hablé anteriormente. El hecho de que estemos tratando con activos baratos no significa, sin embargo, que su precio comience a crecer inmediatamente. El cambio en los precios de los metales preciosos y las materias primas es lo que le sucede al dólar. Ambos activos tienen un estado anti- dólar. En términos simplificados, si el dólar gana fuerza frente a otras monedas, los metales y las materias primas son más baratos. Cuando cae el dólar, ambos grupos se encarecen, pero el movimiento en los metales o materias primas es mucho más fuerte que el movimiento del resto de las monedas de la canasta (las cuales hacen referencia al dólar). Por otro lado, el cambio en los precios de las compañías de materias primas es varias veces más fuerte que el movimiento del dólar. Cuando entre 2011 y 2016 el dólar se fortaleció en un 38%, los precios de muchas empresas de materias primas registraron una caída que no superó el 90%.

 

¿Cómo son hoy las perspectivas del dólar?

 

En el largo plazo, muy malas. Como puede ver arriba, el valor del dólar cambia en ciclos que duran usualmente 16 años. Llegamos al último pico hace un año. Desde entonces, el dólar ya se ha debilitado en un 14%, pero este es solo el comienzo de un largo proceso de disminución de la moneda estadounidense. En los próximos años, el dólar probablemente se debilitará hasta alcanzar un valor de 60 a 65 en el índice dólar (índice que mide el valor del dólar estadounidense con relación a una canasta de monedas extranjeras.), lo que debería traducirse como algo bueno para las materias primas, los metales preciosos y los precios de las acciones, pero solo en los mercados emergentes.

 

Sin embargo, para no ser tan fácil de nuevo, les recordaré nuevamente que han quedado atrás 9 años de mercado alcista. ¿Por qué es tan importante? Porque si hay incertidumbre en los mercados financieros, el capital comienza a alejarse del dólar, lo que también tiene un impacto negativo en las materias primas y los metales, o al menos en los primeros meses de declive. Las caídas generalmente duran entre 18-24 meses y durante este período será muy difícil luchar por un decente retorno de la inversión.

 

Desafortunadamente nadie sabe cuándo vamos a experimentar una corrección importante o ni siquiera cuándo las Fed bajará las tasas otra vez. En este entorno, sin embargo, una cartera de metales preciosos, materias primas, acciones de compañías de materias primas, los ETFs más baratos para acciones y el efectivo deben estar razonablemente organizados. Esto último es especialmente importante porque es probable que los próximos meses nos brinden oportunidades de inversión reales, y yo estaré atento a ello.

 

El equipo de Independenttrader