El gran papel de China en la economía mundial hace que se tome muy en serio el proyecto de la nueva ruta de la seda. Su realización significará que el mundo que conocemos dejará de existir. Es aún más importante analizar la estrategia de China y sus potenciales efectos.

 

Comprendiendo a China

 

Para los analistas occidentales, China es un tema muy difícil. No es una coincidencia. Las cabezas pensantes de Europa o América del Norte simplemente no piensan de la misma manera que los chinos, no pueden mirar desde su perspectiva.  Para compensar esta circunstancia, es necesario prestar atención, entre otras, a las condiciones históricas que tienen una gran influencia en la conducta del gigante asiático.

En primer lugar, debe tenerse en cuenta que a lo largo de los siglos, China se ha centrado en mantener su propio territorio. Ocasionalmente algunas áreas se perdieron y luego se recuperaron. Para Pekín, su propio país siempre ha sido la prioridad. Esta mentalidad es muy diferente a la de países como Reino Unido, España o Portugal, que han invertido en expediciones para expandir su influencia en otras partes del mundo.

Teniendo en cuenta estas diferencias, es más fácil reconocer que una de las prioridades de la Nueva Ruta de la Seda es defender sus propias fronteras. No se trata solo de expansión y ganancias.

Otro tema importante para comprender mejor a los chinos es la diferencia entre su sistema político y la democracia. En el pasado, China tenía gobernantes, hoy tienen un partido y un presidente. Suena muy diferente, mientras que la estructura jerárquica permaneció. Esta disposición tiene algunas ventajas sobre la democracia. Éstas incluyen: estabilidad, la capacidad de las autoridades para responder rápidamente a los eventos y, sobre todo, para tomar decisiones con vistas al desarrollo a largo plazo.

Por lo tanto, hay diferencias, por ejemplo, en la infraestructura. Mientras se construyen nuevas autopistas y puentes en China, a los políticos les resulta difícil impulsar inversiones que no producirán resultados inmediatos. Sin embargo, es importante señalar que no todo en China está saliendo tan bien, como es el caso de las famosas ciudades vacías.

 

Volviendo a la estrategia de desarrollo a largo plazo, en el caso de China, es notable la copia del modelo de gobierno introducido hace muchos años en Singapur. El país fue primero una colonia británica y luego estableció (mirado desde la perspectiva de Occidente) una dictadura. Nadie, sin embargo, se aferra al orden de Singapur; en última instancia, es un aliado de los Estados Unidos. De esta manera, Singapur cuenta con el apoyo de los medios mundiales.

El modelo de Singapur en sí funciona muy bien. A nivel macro, tenemos el mismo gobierno durante más de 30 años. Por otro lado, la liberalización a nivel micro ha sido ampliamente adoptada. La combinación de estabilidad política y libertad económica ha traído consigo un rápido desarrollo del país.

China obviamente está tratando de adaptar este modelo a sus propias características. Es importante señalar que el 80% de los gobernantes en China están técnicamente educados. El gigante asiático se rige principalmente por personas que implementan nuevas tecnologías que automatizan el país. De esta manera, se forman las bases para el desarrollo a largo plazo.

 

Situación en el Mar de la China Meridional

 

La preocupación de China por mantener su propio territorio se relaciona principalmente con la situación en el Mar del Sur de China. El control de esta área le proporciona un flujo de bienes que es crucial para la economía. Mantener, al menos, la situación actual en esta región es una prioridad para China.

Mientras tanto, Estados Unidos también lleva a cabo una actividad intensa en esta región. En los últimos años, Washington ha contribuido a la expansión de las capacidades militares de Corea del Sur, Taiwán o Filipinas. Os doy un ejemplo: EE. UU. vende armas a Taiwán, mientras que China es uno de los principales acreedores de los EE. UU. Se puede decir que de esta manera China participa indirectamente en el armamento de Taiwán contra sí misma.

En tal situación, no es sorprendente que Pekín no esté dispuesto a ayudar a Estados Unidos frente a las tensiones con Corea del Norte.

Otro elemento importante dentro del juego del Mar del Sur de China es el despliegue por parte de los Estados Unidos en Corea del Sur del sistema THAAD, que permite capturar y destruir misiles balísticos. Si bien el fortalecimiento de Seúl por parte de Washington no sería un problema tan grande, muchas complicaciones para China darían como resultado la instalación simultánea de un sistema de radar. Como puede ver a continuación, llega muy lejos en el centro de China, y también cubre parte de Rusia.

Otro punto caliente son las demandas de Filipinas, que ha desafiado a China ante el Tribunal de La Haya, alegando que Beijing ha reclamado injustificadamente el control de parte de sus islas. El tribunal le dio la razón a las autoridades filipinas. En respuesta, China declaró que no tenía la intención de cumplir el veredicto. Por supuesto, esto no es ninguna sorpresa: en última instancia, si China entrega el control de parte de Filipinas o Vietnam (aliados de los EE. UU.), entonces el comercio marítimo podría bloquearse.

 

¿Cómo continuará la disputa entre China y Filipinas?

 

Hay importantes yacimientos de petróleo y gas en el Mar del Sur de China. Entonces, podemos imaginar que China va a negociar con Filipinas y compartir las materias primas. Sin embargo, es difícil esperar que Pekín renuncie al control militar sobre la región.

Hay un dominio sobre las rutas marítimas, pero una persona completamente desinformada podría preguntarse: ¿son tan importantes? Bueno ...

... es la ruta más concurrida del mundo. Mientras tanto, el comercio solo se intensificará con el desarrollo de China. Por aquí transita el 50% de los buques petrolíferos del mundo y 100 millones de personas viven en las áreas adyacentes a estas rutas marítimas. Sin duda, merece la pena luchar por ello.

 

China ha realizado un gigantesco desarrollo en las últimas décadas. Sin embargo, para rentabilizar sus logros, el Estado debe mantener el control del Mar del Sur de China. Es por eso que Estados Unidos y su densa red de bases militares e instalaciones ubicadas cerca de China plantean tanta preocupación (se muestran en la siguiente imagen).

Cómo china está luchando por sus propios intereses.

 

En un esfuerzo por asegurar la integridad territorial, pero también pensando en una mayor expansión, China ha decidido reconstruir la Nueva Ruta de la Seda. Vale la pena señalar las diferencias en las relaciones internacionales entre China y Estados Unidos.

La acción típica de los EE. UU era ingresar en un país con una maleta llena de dinero y luego persuadir a los políticos para que solicitaran préstamos para nuevas inversiones. Por supuesto, las corporaciones estadounidenses estaban involucradas en el trato y los préstamos eran imposibles de pagar. El país atacado rápidamente se volvía dependiente de los Estados Unidos por culpa de su deuda, y luego le tenían que obedecer en varios campos (por ejemplo, durante el voto de la ONU).

China generalmente opera de una manera diferente. Parecen ofrecer la construcción de autopistas o puentes, y a cambio esperan la apertura del país para comerciar con ellos. Sin embargo, los chinos alternan métodos más sofisticados con otros más bruscos.

Volviendo al tema de la Ruta de la Seda, vale la pena incluir un mapa de sus elementos planeados y ya creados. En amarillo, se marcaron los países miembros del Asian Investment Bank (AAIB).

Fuente: merics.org

Es muy importante que la ruta cubra los países cuyo PIB va a crecer en los próximos 10 años. Por otro lado, los mejores pronósticos son para India (crecimiento esperado del 6.98% al año), y en este caso, China tiene que construir una relación fructífera para ambos.

La enorme escala de las inversiones planeadas atrajo el interés de países que se encuentran fuera de la órbita de influencia de EE.UU como Camboya, Bangladesh y Pakistán.

Al mismo tiempo, China está trabajando para la aprobación de un acuerdo de libre comercio entre los 16 países enumerados en el siguiente mapa.

Estos países representan el 30% del PIB mundial, casi el doble del total del de la Unión Europea.

En lo que respecta a la negociación, hasta ahora todo ha sido bastante inestable, ya que el acuerdo con estos países ha sido impulsado por los Estados Unidos; algunos de vosotros probablemente aún recuerden la abreviatura TPP. Al final las negociaciones fueron interrumpidas por Donald Trump. Aquí llegamos a un elemento muy importante del rompecabezas.

Bueno, hace algunas décadas, los estadounidenses, para permitir que sus empresas crecieran, se permitieron avanzar hacia el globalismo. Todo parecía ir viento en popa, pero los cambios han afectado negativamente al estatus de los Estados Unidos como potencia mundial. Por lo tanto, EE. UU. comenzó a retirarse. El año 2008 fue el momento culminante de la globalización, cuando  el Índice Báltico Seco (que representa los precios de los buques portacontenedores) superó los 10.000 puntos. Es muy probable que nunca regresemos a ese nivel.

La huida de los estadounidenses del globalismo aumenta las posibilidades de China de encontrar nuevos socios comerciales. Grandes fondos de inversión y una amplia gama de estados que se han unido al  AAIB sugieren que Pekín tiene mucho que ofrecer.

 

Puerto de Gwadar: el punto clave de la Ruta de la Seda

 

De todos los elementos de la Nueva Ruta de la Seda, un lugar parece ser extremadamente importante. Es el puerto de Gwadar, en Pakistán. Se espera que su reurbanización (junto con la creación de una red de carreteras, ferrocarriles, etc.) acorte el tiempo de las importaciones de petróleo a China de 45 a solo 10 días. En el mapa, el corredor chino-pakistaní está marcado por una línea que va del puerto de Gwadar a Kashgar.

Los cambios fortalecerán significativamente la posición de Pakistán, no solo para obtener ingresos por parte de los chinos, sino también para ganar dinero con los gastos de transporte. La inversión portuaria impulsará el crecimiento económico de Pakistán.

Se puede suponer que Gwadar se convertirá en una base para los chinos parecida a las que EE.UU. tiene repartidas por todo el globo. A su vez, la población de esta ciudad (actualmente 100 mil habitantes) se multiplicará.

Una ruta petrolífera más corta hacia China significa costes más bajos para la economía del país. Este es otro aspecto que puede impulsar las ganancias de las empresas chinas.

La cooperación entre Pakistán y China puede unir a los Estados Unidos e Irán (así como a Japón y la India) del otro lado de la barricada. En la medida en que Irán es tratado por Estados Unidos como el mayor mal, es posible que con el tiempo Washington se vea obligado a cambiar su posicionamiento. En la actualidad, una situación de este tipo es difícil de imaginar, por ejemplo, debido a la alianza entre Estados Unidos y Arabia Saudí, pero recuerde que en la política algunos cambios ocurren muy rápidamente.

Para una mejor comprensión de las relaciones geopolíticas y cómo pueden cambiar rápidamente, recomendamos echar un vistazo al documental de Oliver Stone “Putin”.

 

Conclusiones

 

La nueva ruta de la seda contribuirá a un cambio global de 500 años. En el pasado, todos los poderes han basado su fuerza en el comercio marítimo. China tiene la intención de agregar una ruta terrestre a esto, lo que permitirá que el país asiático y Rusia se desarrollen con ímpetu.

Los cambios no ocurren de la noche a la mañana, pero de vez en cuando somos testigos de eventos simbólicos que anuncian grandes cambios. Un buen ejemplo es el Reino Unido (el gran aliado de los Estados Unidos), que fue uno de los primeros países europeos en unirse a la AAIB.

Al mismo tiempo, es importante señalar que la Nueva Ruta de la Seda en sí misma tendrá grandes dificultades y que su construcción durará mucho más de lo que hechos nos puedan hacer pensar.

 

Independent Trader Team