El grupo Santander en el punto de mira del gobierno español

 

La Comisión Nacional del Mercado de Valores demanda al Grupo Santander más información sobre las cuentas bancarias, los datos de las fluctuaciones de capital y los mecanismos para el cálculo del riesgo de los créditos. Sobre todo, se trata de la gran participación del Santander Consumer USA Holdings en el mercado americano de crédito para la compra de automóviles. 

Dicha burbuja ha crecido hasta el tamaño de la que explotó en el año 2008. El aumento excesivo de la deuda de los subprime ha causado que los requisitos para obtener un crédito hayan bajado. Esto puede llevar al grupo entero a la quiebra, ya que los subprime son unos activos tóxicos. El grupo se encuentra en peligro debido a un posible situación en la que, si muchos de sus clientes dejan de pagar sus deudas, el banco va a tener que hacerse cargo de una gran cantidad de coches que no va a poder vender en el mercado por la cantidad suficiente para no perder la liquidez financiera. Muchos bancos europeos que están involucrados en malas inversiones en EE.UU. solo aumentan el riesgo de insolvencia del sector bancario europeo.

 

Los bancos portugueses intervienen en el mercado de los bonos estatales

 

Durante los últimos dos años, los bancos portugueses han aumentado su participación en el mercado nacional de deuda un 25%. Así pues, han alcanzado a las entidades españolas, y quizás pronto vayan a superar a las entidades italianas. Pero, ¿por qué los bancos portugueses se empeñan tanto en comprar deuda estatal? A pesar de las inversiones del Banco Central Europeo, los bonos a 10 años tienen un tipo de interés del 3%, mucho más alto que los bonos españoles (1%), los italianos (1,2%) o los alemanes (0,05%). Entonces, los bonos portugueses parecen bastante baratos (el tipo de interés es más alto, entonces el precio de los bonos es más barato). ¿Por qué es así? Hay dos opciones:

  1. El sector bancario doméstico hace todo lo que está en su poder para evitar que el gobierno se endeude demasiado.
  2. El sector bancario ha encontrado un activo barato, así que aumenta la posición en los bonos y espera problemas del gobierno portugués para encontrar compradores de la deuda. Esto va a obligar al BCE a intervenir en el mercado de los bonos portugueses, y por consiguiente, va a aumentar su precio.


Trader21