La inflacion no se ve afectada solo por la disminución de la masa monetaria M3, sino también por otros factores. Vamos a presentarlos emepzando con el factor más obvio:

 

a) La cantidad de moneda en circulación se conoce como M3

 

El FED tiene la intención de reducir su balance, lo que también afectaría a la disminución del valor de M3, pero las palabras y las acciones reales son dos cosas diferentes. El valor más alto del saldo del FED se registró a comienzos de 2015 (y desde ese momento el banco central de EE.UU. no ha hecho más que reducirlo). Lo que es más importante, durante los 3 años analizados, se vendieron activos valorados en 105 mil millones de USD, que es aproximadamente la misma cantidad de dinero que el BCE imprimió en un período de cinco semanas.

fuente: federalreserve.gov

 

También es remarcable el hecho de que en los últimos 3 años en los que el FED redujo su balance, los otros bancos centrales aumentaron la impresión de divisas. En total, los 22 bancos más importantes aumentaron el suministro de moneda M1 en 5 billones de dólares. Esto significa que, en términos netos, la oferta monetaria global aumentó 50 veces más rápido de lo que el FED redujo su estructura monetaria.

En los próximos meses la situación no va a cambiar significativamente, ya que estamos incrementando la rentabilidad de los bonos a largo plazo y, para mantenerlos bajo control, debe haber (y aparecerá) otro banco central que aumente las compras.

 

Examinando más profundamente el tema: ¿puede el banco central esperar tranquilamente a que los bonos expiren y luego suspenderlos? Teóricamente sí. Esto se debe a que los bancos centrales están fuera de todo control y no se ven afectados por problemas de solvencia (al menos no los BC más grandes). El problema está en otro lado. Los bancos centrales solo tienen una parte de la deuda.

En el caso de EE. UU., es del 12.7% (estos son datos de 2016 - hoy se encuentra en un nivel más bajo). El resto está en manos de personas físicas, fondos de inversión o de pensiones, en manos de otros bancos centrales o de muchos gobiernos.

 

Si toda la deuda del gobierno de EE. UU. con el Fed se cancelara, lo que en mi opinión es imposible, entonces el valor de la deuda de los Estados Unidos descendería a niveles de hace 2-3 años, después de lo cual volvería rápidamente a su nivel actual teniendo en cuenta el enorme déficit presupuestario.

 

b) Velocidad de circulación del dinero

 

El suministro de divisas M3 es solo un factor que influye en la inflación. El segundo es la velocidad a la que el dinero cambia de propietario, o la velocidad del dinero. Si bien podemos encontrar esos datos para países individuales (en los EE. UU. ha estado disminuyendo durante casi dos décadas), probablemente tendríamos que analizar todos los países por separado en términos globales.

 

En cualquier caso, cuanto más rápido es el ritmo de circulación, más rápido se desarrolla la economía de un país determinado. Estamos acostumbrados a mirar el mundo desde el punto de vista de los EE. UU. o la UE. Mientras tanto, estos dos bloques económicos tan grandes se están desarrollando a pasos de tortuga frente a la competencia de los países en desarrollo. Según los datos del FMI, el crecimiento económico en los países desarrollados es del 2,2% del PIB. En los países en desarrollo alcanza el 4,9%. La diferencia es considerable, pero la parte más importante de los países emergentes (línea azul) en el PIB mundial está en constante crecimiento.

Por lo tanto, tenemos una situación en la que un crecimiento rápido del PIB implica un aumento en la tasa de circulación de la moneda, y por lo tanto de la inflación, que también es más alta en los países en desarrollo. Precios más altos en los países emergentes significan que en la era de la globalización, los bienes se venden allí donde se puede obtener un precio más alto. Al mismo tiempo, si los salarios crecen en los países en desarrollo, no tiene sentido transferirles centros de producción o servicios. Esto, a su vez, se traduce en una presión sobre el crecimiento salarial también en los países desarrollados.

c) Fuerza del dólar

 

La inflación está inversamente relacionada con el dólar. Esto está relacionado en parte con los precios de las materias primas. Es decir, si tenemos un dólar caro, al mismo tiempo tenemos precios bajos de los productos básicos y, por lo tanto, baja inflación. En la última década, la inflación más alta fue en 2008, cuando el dólar estaba en mínimos a largo plazo. Más tarde, hubo una reversión de la tendencia y, por lo tanto, una caída en la inflación. El dólar volvió a ser barato en el pico de la inflación (local) de 2011 y desde entonces ha empezado a encarecerse nuevamente, alcanzando los niveles más altos a comienzos del 2016-2017 (baja inflación local en los países desarrollados con el mínimo en materias primas).

Desde entonces, el dólar se ha debilitado alrededor del 10% y la inflación ha vuelto a subir casi a nivel mundial. En este punto, vale la pena recordar que los precios del petróleo, la materia prima más importante, tienen un impacto directo en los precios de 18 mil productos, y afectan indirectamente a muchos más bienes.

 

Un aumento en los precios en el nivel de CPI es solo una preocupación. De todos modos, en un ataque de sinceridad, Jannet Yelen dijo que el IPC podría no ser el mejor indicador de la inflación (hay que entender que subestima severamente la inflación). Sin embargo, esto no es lo más importante. En el aumento de los precios de las materias primas, los precios a nivel de los productores son mucho más fuertes que el IPC, lo que se traduce en una inflación real con cierto retraso.

 

d) Mayores tasas de interés (la reales en valores negativos)

 

El proceso de volver a tasas de interés más altas ya ha comenzado. Las tasas aumentan no solo para el FED, sino también para muchos otros bancos centrales. Sin embargo, esto no cambia el hecho de que, salvo unas pocas excepciones, las tasas se mantienen y se mantendrán muy por debajo de la inflación real a fin de contrarrestar el aumento real del endeudamiento. Si la inflación se sitúa por encima del 10% anual, entonces probablemente será posible reducir parte de la deuda en relación con el tamaño de la economía.

 

Unas tasas más altas significan que la oferta de moneda en el nivel M3 se está reduciendo. Esto se debe a que, a tasas más altas, las personas son reacias a solicitar préstamos (lo que aumentaría el suministro de moneda) y, en muchos casos, aceleran su devolución, otorgando al banco fondos que a tasas más bajas podrían destinarse al consumo.

 

En mi opinión, el aumento en las tasas de interés solo durará hasta que comience la próxima crisis. Durante la crisis de 2000, se reaccionó con un recorte de tasas. En 2008, nuevamente, a una escala mucho mayor. Durante la próxima crisis, los bancos centrales probablemente reaccionarán de la misma manera. El valor a largo plazo de la moneda del banco central no importa. Lo único que cuenta es el control del sistema.

 

Un hecho importante durante las crisis es que el capital siempre se refugia en el dólar. Al mismo tiempo, la inflación está cayendo bruscamente. Esto sucede por varias razones:

 

- Como mencioné anteriormente, en un período de pánico, el capital escapa al dólar, lo que a su vez detiene la inflación.

- Los bancos dejan de prestar y siempre que pueden solicitan el reembolso anticipado para aumentar la liquidez. Obviamente se traduce en una reducción en el suministro de divisas.

- En períodos de incertidumbre, las personas limitan el gasto a las necesidades más importantes, absteniéndose de gastar "lo que puede esperar". En última instancia, vale la pena tener algunos ahorros si no sabes si mañana perderás tu trabajo.

 

En un entorno así, la inflación siempre cae bruscamente y aquí llegamos a la parte sobre lo que los bancos centrales harán. En un entorno de pánico en los mercados financieros, el capital pasa de las acciones a los bonos (lo que aumenta su precio y, por lo tanto, reduce la rentabilidad). La situación en el mercado de deuda está temporalmente bajo control. Mientras tanto, con el pánico o la crisis, los ingresos presupuestarios están cayendo dramáticamente como resultado de lo cual el déficit que debe cubrirse con la emisión de nuevos bonos está creciendo y aquí llegamos al fondo de la cuestión. ¿Quién debe comprar una deuda de la que, desde 2008, no hay suficiente demanda? Los bancos centrales o el FMI perdurarán si pasamos a un sistema basado en SDR.

 

En cualquier caso, después de la agitación en los mercados financieros, que generalmente dura entre 18 y 24 meses, volveremos a la impresión y al período del debilitamiento del dólar, que a su vez acelerará la inflación. Sin embargo, no solo financiaremos la compra de activos sino también los déficits, gracias a los cuales se destinará más dinero a la gente común y corriente, lo que permitirá una mayor reducción de la deuda al PIB. Incluso si las tasas de interés se elevan de nuevo, la escala de los aumentos seguramente no seguirá el ritmo de la subida de los precios. A más largo plazo, por lo tanto, tendremos que ver un aumento de la inflación.

 

Para las instituciones financieras que controlan el sistema actual, el mayor problema puede ser el valor de los bonos, que constituyen la mayoría de las garantías en el mercado de derivados, con un valor estimado 13 veces más grande que el PIB mundial. Para no provocar un colapso debido a la falta de garantías, se debe mantener un alto precio de la deuda y aquí llegamos al fondo de la cuestión. Después de la próxima crisis, los bancos centrales aumentarán la escala de las compras de bonos para no provocar un colapso de precios o un aumento demasiado rápido de la rentabilidad. La inflación no será un factor importante. Además, es probable que escuchemos de economistas bien conocidos que la inflación es buena para la economía. Cualquier cosa con tal de salvar el sistema. Desafortunadamente, el mayor perdedor es la gente que hoy piensa que tener capital en bonos aparentemente seguros salvará sus ahorros. Después de varios años, recibirán el capital y el interés acumulado, pero el valor real del dinero recibido sigue siendo tema de debate.

 

El equipo de Independnettrader