La última gran bajada de los mercados terminó en marzo de 2009, por lo que dentro de dos meses se cumplirán 9 años de crecimiento en los mercados de acciones, bonos e inmobiliarios. Además del hecho de que tenemos en paralelo un mercado alcista en activos cuyos precios generalmente se mueven en direcciones opuestas (acciones - bonos), entonces la duración de los aumentos es dos veces más larga que el promedio histórico. ¿A qué se debe el estado comúnmente conocido como "Todo burbuja"? Por supuesto, a la política de tipos de interés cero, a la impresión a gran escala y a las compras directas por parte de los bancos centrales.

Por un lado tenemos, por lo tanto, valoraciones históricamente altas de la mayoría de los activos, y por el otro, los bancos centrales, que hacen lo que pueden para ganar tiempo y, a cualquier precio, posponer otro mercado bajista. En un entorno así, la elaboración de pronósticos, por decirlo suavemente, no es una cuestión sencilla.

 

1. Deuda e inflación

 

Se suponía que la reimpresión destinada a salvar el sistema desencadenaba la inflación, con cuyo uso en el pasado los gobiernos en bancarrota reducían repetidamente la deuda real a niveles razonables. Esta vez, sin embargo, toda la reimpresión fue al sector financiero, causando inflación, pero solo en activos financieros. Actualmente, sin embargo, la situación está empezando a cambiar. Los años de 2011 a 2016, que estuvieron marcados por una caída de la inflación y un dólar fuerte, fueron olvidados. La inflación ya es visible en todo el mundo, y lo que es más importante, comienza a acelerarse seriamente.

Los bancos centrales están empezando a adaptarse al aumento de las tasas de inflación (EE.UU. y Reino Unido), pero no tengo ninguna duda de que la magnitud de los aumentos no va a seguir el ritmo de la inflación. Por ejemplo, en los EE. UU., donde el FED elevó las tasas de interés cuatro veces, se encuentran en el 1.5%, mientras que la inflación del IPC es del 2.2%. La medida UIG más amplia (full data set measure) indica un 3%, mientras que el aumento del precio real se encuentra más cercano al 7% anual.

 

En Europa no es diferente. En Alemania la inflación aumentó del 0% al 2%. En el Reino Unido del 0% al 3% y continúa creciendo. En China, por ejemplo, la inflación oficial del IPC es del 1,8%, pero el aumento de los precios a nivel de productores ya es del 6,9%.

 

El aumento de la inflación no lo vemos sólo en el aumento de las tasas del IPC, sobre el cual la Reserva Federal dijo recientemente que "no puede ser perfecto" (es decir, no tienen mucho que ver con la realidad), sino también en los crecientes rendimientos de los bonos en todo el mundo. Porque si usted adquiere bonos, que en 10 años tienen que pagar una tasa de interés fija, digamos 2% al año, y se puede ver que la inflación está aumentando y supera fácilmente ese 2%, entonces los inversores venden los bonos, lo que da lugar a caída de precios y al aumento de este modo de los rendimientos de los bonos.

 

El rendimiento de los bonos alemanes ha ido aumentando durante el último año y medio, desde el 0.2% hasta + 0.6% en la actualidad. Sobre este punto debo señalar que es una cifra artificialmente baja debido a las compras del BCE. El rendimiento de los bonos de EE. UU. aumentó del 1.4% al 2.5% en la actualidad. A su vez, los bonos chinos han pasado del 2.5% al 4%. Lo que vemos ahora es sólo el comienzo de un mercado a la baja en los bonos, que pasarán de activos considerados como un oasis de seguridad a una garantía de pérdidas durante la próxima década.

 

El aumento de la inflación se puede ver en todas partes y ésta es una de las tendencias más importantes para el próximo año o el siguiente. Miles de millones de dólares impresos sin ningún control y tasas cero mantenidas durante una década apenas comienzan a dejar su huella. Es muy importante ser cauteloso con las inversiones durante el período de aumento de la inflación y bajo crecimiento (estanflación).

 

2. Bancos centrales

 

Otra tendencia extremadamente importante es la reducción en la escala de reimpresión a nivel global. Desde 2009, cuando la FED comenzó a imprimir, estamos lidiando con la destrucción constante de la moneda. No vemos esto porque los bancos centrales de vez en cuando reducen la escala QE, y el papel de un banco es asumido por otro banco. Esto funciona sobre la base de una perfecta coordinación a nivel del Banco de Pagos Internacionales.

 

Lo más importante es la escala total de la impresión de los bancos centrales más poderosos. Cuanto más se imprime, lo mismo se compran activos (acciones, bonos, Reit), más fuerte será la demanda, lo que resulta en aumento de los precios de la mayoría de los activos financieros.

 

En 2018, los bancos centrales más grandes pretenden limitar la escala de la impresión y, en algunos casos, reducir el saldo o vender activos.

Lo que anuncian y lo que hacen son dos cosas diferentes. Por ejemplo, la Fed dijo que la economía de EE. UU. es tan fuerte que comienza a reducir el saldo y en unos meses vendió activos por valor de 30 mil millones de dólares, que es menos del 1% de lo que habían comprado anteriormente y más o menos lo que el BCE compró durante 14 días.

 

En cualquier caso, si los bancos centrales reducen la reimpresión, debería tener un impacto negativo en el mercado de acciones. Para determinar lo que puedo esperar este año, verifiqué cómo la limitación del nivel global de impresión ha afectado previamente a los mercados bursátiles y he llegado a conclusiones sorprendentes.

 

Banco Central Europeo

 

El BCE comenzó a reimprimir en 2015, poco después de que la FED finalizara. Desde entonces, el balance del BCE ha aumentado a 4,4 billones de euros (5,3 billones de dólares) y es el nivel más alto de todos los bancos centrales.

Esto significa que, en un período de 2 años y  medio, el BCE ha adquirido bonos por valor de casi 2,5 billones de euros. Curiosamente, se compraron tanto deudas gubernamentales, incluidas quiebras bancarias de países como Grecia, Italia o España, como bonos corporativos. Las acciones del BCE generaron una tasa de interés del 2% sobre los bonos italianos a 10 años, o el 1,5% sobre los españoles. En condiciones normales, los países con una situación financiera similar deberían ofrecer intereses no inferiores al 10%, lo que los obligaría a reducir la deuda en lugar de aumentarla constantemente.

 

En cualquier caso, en su momento álgido, el BCE imprimió 80.000 millones de euros al mes. Actualmente, este nivel se ha reducido a 30.000 millones de euros al mes, mientras que si el próximo presidente del BCE es el alemán Jens Weidmann, lo que creo que es muy probable, la impresión se detendrá hasta septiembre. Personalmente, no apostaría a que se produce un primer aumento de las tasas de interés en Europa. Creo que este es un tema de reflexión solo para 2019.

 

En este punto, surge inmediatamente la duda sobre quién comprará la deuda de los países quebrados de la eurozona y si la UE se colapsará. En mi opinión, no se darán todavía situaciones extremas. En 2012, el BCE no compró bonos directamente. En 2013-2015, los vendieron y, sin embargo, lograron mantener el control sobre la rentabilidad de la deuda y creo que esta vez será similar.

 

Banco de la Reserva Federal

 

Durante el año pasado, el dólar se debilitó en un 11% frente a la canasta de monedas (libra esterlina, yen, etc.) y este es, en mi opinión, el comienzo de una tendencia de varios años. Nadie quiere un dólar fuerte:

 

a) La administración de Trump quiere un dólar barato porque de esta forma apoya a los exportadores y facilita la vuelta de localización de empleos a los EE. UU.

 

b) Otro factor es el hecho de que un dólar barato empuja la inflación, y como resultado disminuye el valor real de la deuda gubernamental, corporativa y personal. Nadie está preocupado por los ahorros porque el nivel de ahorro del estadounidense promedio es cercano a cero.

 

c) La FED también está a favor de un dólar barato y una inflación al alza porque así tiene un colchón para mayores incrementos en las tasas de interés, dejando incluso las taras de interés en valores negativos (por debajo de la inflación). James Rickards mencionó una vez que la FED necesita una inflación a niveles del 3.5 - 3.75% para volver a cero frente al próximo mercado bajista.

 

d) Un dólar barato respalda los precios de las acciones, ya que la mitad de las ganancias de las empresas que cotizan en la Bolsa de Nueva York se generan fuera de los EE. UU. En el momento en el que el dólar reduce su valor frente a otras monedas, las corporaciones estadounidenses muestran ganancias crecientes a pesar del hecho de que se mantienen sin cambios. El aumento de las ganancias a su vez ayuda a mantener alto los precios de las acciones.

 

e) Un dólar barato también facilita el reembolso de 9 billones de dólares en deudas contraídas por corporaciones de países en desarrollo. A esta escala el problema no se limita al deudor, sino que pone en serio peligro la solvencia del sector bancario en muchos países.

 

f) Teóricamente, otro argumento a favor de reducir el valor del dólar son las últimas declaraciones de Pekín, en las cuales han anunciado que van a reducir las compras de bonos americanos. Escribí “teóricamente” a propósito porque tenemos que darnos cuenta de que, durante muchos años, China ha acumulado bonos estadounidenses por valor de 1,2 billones de dólares. Parece mucho, y efectivamente lo es. Sin embargo, esto no cambia el hecho de que en solo 6 años de QE (política monetaria expansiva) el FED compró el doble de bonos que China en las últimas tres décadas. En vista de los problemas con la demanda de deuda estadounidense, la FED puede reiniciar la impresión prácticamente en cualquier momento.

De esta manera, hemos llegado a continuar en QE. En los últimos dos años, la FED ha elevado las tasas de interés. La disminución del saldo total en 30 mil millones es puramente un procedimiento de propaganda, así que lo omito.

 

El BCE ya comenzó a limitar la impresión. A partir de septiembre, probablemente lo reducirá a cero. ¿Quién llenará el vacío que deje el BCE?

 

El Banco de Japón ya está como loco imprimiendo. El Banco de Inglaterra se limita a actividades en el Reino Unido. Los chinos tampoco están dispuestos a comprar bonos estadounidenses. Quedan dos opciones:

 

O el FED reinicia la impresión o el Banco de Japón aumenta el tamaño de la impresión. En mi opinión, ambas opciones se implementarán simultáneamente. Se está preparando una gran venta de bonos de Estados Unidos en la primera mitad del año (hablaremos sobre esto más adelante), y para controlar el aumento de los rendimientos de los bonos es probable que la Fed vaya a lanzar una nueva ronda de impresión con la mayor elevación de las tasas de interés.

 

Banco de Japón

 

Japón ha sido tratado durante años como un campo de pruebas. Fue allí donde las tasas se redujeron a cero por primera vez. También fue en Japón, durante muchos años antes de la crisis de 2008, donde el QE se lanzó por primera vez.

 

Me parece que esta vez el país del sol naciente, a expensas de los ahorros japoneses, pasará de la impresión planificada a la impresión ilimitada. Escucharemos que "Abenomics" (política económica expansiva, estímulos fiscales y reformas estructurales) se ha implementado en Japón y si los EE. UU. se enfrentan a la necesidad de regresar al QE, Tokio se presentará como evidencia de que una impresión sin restricciones tiene sentido.

 

Banco Popular de China

 

Hace dos años, el Banco de China tenía como objetivo un desglose selectivo de la burbuja inmobiliaria y la reducción del “Shadow Banking”. Es fácil decirlo, pero difícil llevarlo a cabo. Las autoridades de Pekín, viendo que hinchar la burbuja utilizando la deflación provocará un colapso económico, eligieron como todo el mundo el camino inflacionario para salir de la deuda. Si todos están destruyendo la moneda, entonces ellos seguirán el mismo camino. Gracias a esto, a medio plazo la moneda china no se fortalecerá demasiado, gracias a lo cual mantendrán el equilibrio. A largo plazo irán de todos modos al nuevo sistema monetario.

 

Mientras que en años anteriores temía que la desaceleración en China o el colapso del mercado inmobiliario local comenzara una crisis global en 2018, me parece que la política del Banco Central de China se ha enfocado en eliminar cualquier problema aumentando aún más el suministro de divisas y la continuación paralela de la internacionalización de yuanes.

 

El Equipo de Independenttrader