Las materias primas

 

Las materias primas son uno de los grupos de activos marginados por la mayoría de los inversores. La adquisición de acciones o bonos es una cuestión sencilla.Es más difícil comprar metales preciosos, pero se puede hacer. Sin embargo, pocas personas piensan en las materias primas.

La última vez que vi un gran interés por ellas fue en 2008, justo antes de que estallara la burbuja. Hoy no hay mucha gente que se interese por ellas. ¿Por qué? Porque son baratas; sus precios han estado cayendo durante cinco años (2011-2015). Desde entonces, muchas materias primas se han recuperado. Los precios del petróleo se han más que duplicado, como muchos metales industriales. Mientras tanto, las materias primas siguen siendo baratas y no solo en relación con los precios históricos en dólares, sino en relación con las acciones, y ya no hablemos del mercado de deuda.

En general, los precios de las materias primas están creciendo fuertemente con el aumento de la inflación y el dólar abaratándose. Alguien podría decir que para que las materias primas crezcan, la economía debe desarrollarse fuertemente. No necesariamente. El mercado alcista más fuerte en materias primas tuvo lugar en la década de 1970, es decir, en el período de estanflación (alta inflación combinada con crecimiento económico cero). También fue un período de fuerte mercado bajista en bonos.

 

La combinación de precios relativamente bajos, perspectivas no prometedoras para el dólar, el aumento de la inflación y el aumento de las tasas de interés significan que, en nuestra opinión, las materias primas serán los activos de la próxima década. Hablamos acerca de ellos hace un año. Desde entonces, prácticamente todos los grupos de productos no agrícolas han aumentado fuertemente, pero siguen siendo unos activos relativamente atractivos, aunque no tanto como en enero de 2016 cuando registramos mínimos históricos, y el sentimiento hacia las materias primas estuvo en niveles comparables solo con la parte inferior del mercado bajista anterior de 1998 o 2009.

De todos modos, el potencial a largo plazo de las materias primas es muy bueno. Esto no significa que deba ir de compras de inmediato. Las últimas semanas fueron muy buenas para las materias primas. La corrección (disminuciones en productos con apreciación simultánea del dólar) es más que probable. En la segunda quincena de febrero la situación debería ser mucho mejor. Veamos grupos específicos de materias primas.

 

Materias primas agrícolas

 

Una amplia gama de materias primas agrícolas han bajado mucho. Actualmente, los precios oscilan en niveles un 50% más bajos que en 2011 y ligeramente por encima de la base de febrero de 2016. Esto no significa, sin embargo, que deban crecer.

Las materias primas agrícolas tienen una especificación diferente que, por ejemplo, las acciones. Los precios pueden bajar durante varios años, pero si se trata de aumentos, son muy violentos y pueden duplicarse fácilmente durante un año. Esto se debe a las alteraciones climáticas globales. Las sequías en Australia y Canadá o las inundaciones en el sudeste asiático aumentan los precios drásticamente. El problema es, sin embargo, que es imposible predecir cuándo sucederán. Con tal especificidad, en mi opinión, tiene sentido tomar una posición a precios bajos y armarse de paciencia.

 

Los informes que sugieren alteraciones climáticas relacionadas con los fenómenos meteorológicos como El Niño o La Niña ya se expusieron en 2016, más adelante en 2017 y, como se puede ver en los precios, no ha sucedido nada importante. Sin embargo, de acuerdo con los informes de Commitments of Traders (COT), la posición comercial indica buenas posibilidades de crecimiento. Además, muchas compañías en la industria agrícola o la producción de fertilizantes tienen un precio bajo.

 

Yo apuesto que en 2018 RJA subirá hasta 7.50.

 

El equipo de Independenttrader