Tendencias

 

Cuando el año pasado escribí que el dólar comenzaba a debilitarse, éramos una minoría los que lo pensábamos. Mucha más gente afirmó que el índice del dólar llegará a 120. Mientras tanto, 2017 trajo un descenso del dólar de 103 a 91.

 

En este caso ya no estamos hablando de corrección, sino de invertir la tendencia.

Tal cambio significa que en los próximos años las monedas de los países en desarrollo deberían ser mejores que el dólar. Todo esto, por supuesto, asumiendo una situación relativamente tranquila en los mercados financieros. Vale la pena tener en cuenta que el boom actual dura casi 9 años y que el colapso en el mercado puede producirse en cualquier momento. Si esto sucede, la tendencia general en las monedas se suspenderá, al menos temporalmente, y el dólar se beneficiará frente a las monedas emergentes.

 

La única pregunta es cuán fuerte será el índice del dólar en ese momento. Algunos de nosotros recordamos bien qué pinta tenía la situación en 2008; entonces la crisis provocó que el dólar subiera bastante. Se debe tener en cuenta que antes del estallido de la reciente crisis, el dólar estaba muy barato y fue ligeramente superior a 70. La situación fue, por tanto, radicalmente diferente de lo que es hoy en día (el dólar subió durante muchos años, hasta 2008, y hasta ahora hemos tenido un ciclo de bajada).

 

Se puede suponer que en el caso de cualquier tropiezo de los mercados este año, los mayores beneficiados serían el franco suizo y el yen japonés (dos períodos consecutivos de incertidumbre sobre la moneda), y en tercer lugar se encontraría el dólar. Creo que un posible colapso significaría un incremento del USD al nivel de 103, es decir, alrededor del último máximo de finales de 2016 y principios de 2017.

 

El dólar para 2018

 

La situación del dólar es interesante no solo en el contexto de los próximos años, sino también en el de las próximas semanas. En contraste con la situación del año pasado, ahora estamos lidiando con un sentimiento extremadamente negativo hacia la moneda estadounidense. Solo el 28% de los inversores tiene una actitud positiva hacia el dólar. Tanto esta información como la magnitud de la bajada del dólar en las últimas semanas me han hecho darme cuenta de que es barato en el corto plazo. Algún rebote (los niveles de 93-95 en el índice) es casi inevitable. Este es mi escenario para el dólar en los próximos dos meses, durante los cuales el mercado probablemente descontará otro aumento de tasas en los EE. UU (otro factor a favor del fortalecimiento temporal del USD).

 

Después de la publicación de este artículo, debemos esperar otra tendencia a la baja en el índice del dólar. Durante este período, el euro se fortalecerá nuevamente frente a la moneda estadounidense, pero en términos anuales será un poco más débil que en 2017. Creo que la tasa EUR-USD alcanzará el 1.28.

 

Monedas de materias primas

 

Al comienzo de esta parte del artículo, mencionamos que esperamos aumentos significativos en los precios de las materias primas en 2018. No os sorprenderá, por lo tanto, que también sea optimista acerca de las monedas de las materias primas. Me refiero principalmente al dólar australiano y neozelandés, así como a la corona noruega, es decir, las monedas se correlacionaron inversamente con el dólar estadounidense. Después de la recuperación del dólar estadounidense que pronostico, los próximos meses traerán mayores precios de las materias primas y, en consecuencia, un mayor valor de las monedas basadas en ellas.

 

Durante 2018, debemos alcanzar los siguientes niveles:

 

- 0.80 NZD - USD

- 0.14 NOK - USD

- 0.89 AUD - USD

 

El rublo ruso ciertamente puede incluirse en el grupo de monedas de materias primas, lo que no significa, sin embargo, que haya un lugar para él en mi cartera. Es probable que la moneda rusa vea otro año alcista, pero el fortalecimiento no será tan grande como el debido a la política de reducción de las tasas de interés en Rusia. Además, los costes de inversión en el rublo también desalientan esta acción.

 

Entre otras monedas relacionadas con los productos básicos, el peso chileno parece tener un fuerte potencial para fortalecerse frente al dólar.

 

Criptomonedas

 

Algunos de los lectores del blog se preguntaron si el mercado de cifrado también se uniría a las previsiones. El comentario más certero fue: "si la moneda principal de este mercado cae un 40% en dos semanas y luego representa un 15% durante el fin de semana, aquí es difícil pronosticar nada".

 

Después de todo, tengo algunas ideas que me gustaría compartir con vosotros. En las últimas semanas, mi atención ha sido atraída por compañías que primero anuncian proyectos relacionados con la tecnología blockchain (o cambian sus nombres de una manera adecuada), y luego su valor de mercado crece varias veces. No tengo dudas de que éste es un síntoma de burbuja. En 5 o 10 años, nadie tendrá dudas de que tales situaciones indicaron una burbuja especulativa. Pero ahora es diferente, y muchas personas piensan que el mercado no está en absoluto inflado.

 

La grave disminución de las criptomonedas también se ve respaldada por el hecho de que más del 95% de las personas las adquiere solo con fines especulativos. A su vez, los bancos cierran cada vez más cuentas a las personas que intentan especular sobre este mercado.

 

Si tuviera que predecir algo, creo que la burbuja en las criptomonedas se romperá con un estallido. Tendremos una revisión como la de 2013, cuando el Bitcoin primero superó el precio del oro y luego se desplomó en un 80%. En mi opinión, ahora las disminuciones serán similares: el 80% de descuento desde la parte superior significará 4.000 USD para Bitcoin y 285 USD para Ethereum.

 

No cambia el hecho de que la tecnología blockchain en sí misma, así como las monedas principales (Bitcoin y Ethereum) se quedarán con nosotros a largo plazo. Sin embargo, su valoración será mucho más baja que en la actualidad.

 

El Equipo de Independenttrader