Que el Bitcoin haya superado la barrera psicológica de los 17.000 $ ha ha espoleado a inversores de todo el mundo. Sin embargo, esto no cambia el hecho de que las cosas que están ocurriendo en segundo plano sean mucho más importantes. Nuestras advertencias se han visto confirmadas por los eventos de los últimos meses: las elites financieras no tienen la intención de bloquear las criptomonedas; quieren usarlas en favor de sus propios intereses.

 

Punto de partida

 

Para comprender los cambios que tienen lugar en el mundo de las finanzas, es necesario contextualizar el momento en el que nos encontramos. El sistema de los petrodólares creado en la década de 1970 está perdiendo importancia. Cada vez más países concentran sus esfuerzos en evitar la moneda estadounidense en las transacciones comerciales. Al igual que con cualquier anterior moneda de reserva global, el reinado del dólar terminará tarde o temprano.

 

¿Qué ocurrirá después? De acuerdo con el plan de las élites financieras, pasaremos a un sistema basado en los Derechos Especiales de Giro (DEG) que está fundamentado a su vez en las monedas más importantes: dólar, yuan, euro, libra y yen.

 

Con motivo de la difusión de los DEG, se cancelará una parte importante de las deudas, lo que está obstaculizando el funcionamiento del sistema actual. Sigue sin responderse la pregunta sobre en qué se basarán los DEG exactamente.

 

Recuerden que para el sistema actual basado en “fiat money”, es decir, las monedas vacías, el oro (no los contratos, sino el lingote), es una amenaza real. En última instancia, el valor del oro siempre aumenta cuando hay incertidumbres sobre el funcionamiento del sistema.

 

Difusión de criptomonedas y tecnologías de Blockchain

 

A partir de la última crisis financiera, pudimos observar el rápido desarrollo del mundo de las criptomonedas y la tecnología clave para Blockchain. En aquel momento, apareció la criptomoneda más conocida, el Bitcoin. En 2010-2014, presenciamos dos veces un aumento significativo del interés de la gente en el Bitcoin, debido a su rápido aumento de precio.

 

Tanto Bitcoin como otras criptomonedas provocaron sentimientos encontrados entre los inversores y los especuladores. Por un lado, muchas personas sabían que la tecnología blockchain y las criptomonedas abrían enormes posibilidades. Por otro lado, la actitud de los gobiernos sigue siendo una gran incógnita. Una sola decisión de las autoridades de un país determinado podría haber significar pérdidas para un gran grupo de inversores.

 

El avance se produjo en 2015. El Bitcoin no batió récords en ese momento. Todo lo contrario, su precio estaba cayendo. Fue entonces cuando varias docenas de grandes corporaciones decidieron comenzar proyectos basados en la tecnología blockchain.

A partir de 2015, los hechos se precipitaron. En primer lugar, los años 2016-2017, cuando las criptomonedas registraron subidas significativas, jugaron un papel importante. Muchas personas se han convencido de que todas estas innovaciones tecnológicas no son solo curiosidades, sino que pronto se convertirán en parte de la realidad que nos rodea. No nos referimos a los inversores, sino a las personas comunes y corrientes no relacionadas con los mercados financieros que están hablando de monedas digitales durante la cena o en la oficina.

 

Al mismo tiempo, las corporaciones y los gobiernos empezaron a demostrar el interés por el blockchain y las criptomonedas. Para confirmarlo, presentamos datos del Foro Económico Mundial.

Como se puede observar, en 2016:

 

- El 80% de los bancos participaron en proyectos basados ​​en blockchain o planearon tal movimiento para el 2017,

 

- más de 90 corporaciones internacionales han llevado a cabo actividades destinadas al uso de blockchain,

 

- más de 90 bancos centrales estaban involucrados en las discusiones sobre blockchain y su futuro.

 

En la parte inferior de los gráficos podemos ver que en dicha conferencia se prestó también atención a los obstáculos relacionados con la falta de regulación.

 

Por lo tanto, de acuerdo con lo que escribimos anteriormente, el mensaje de las élites fue claro:

 

Sí al uso de criptomonedas y blockchains.

 

 No a la descentralización y a un menor control sobre la vida de los ciudadanos.

 

China está aumentando el ritmo

 

Hace unos meses, China informó acerca de un progreso significativo en la creación de una red de comunicación cuántica. Para el tema de este artículo, esta información es importante por varias razones:

 

- las computadoras cuánticas pueden descifrar los datos más fuertemente encriptados que se encuentran en ordenadores convencionales, en los cuales también se basa la tecnología del Bitcoin.

- la comunicación basada en tecnologías cuánticas es incomparablemente más segura que todo con lo que hemos tratado hasta ahora,

 

- La tecnología blockchain asociada con las tecnologías cuánticas permite la creación de infraestructuras que habilitan la introducción de una moneda digital global (criptomoneda global).

 

Llegados a este punto, las dudas pueden relacionarse con la seguridad real del Bitcoin. Vale la pena recordar que el código de 256 bits en el que se basa esta criptomoneda fue desarrollado por la NSA, una agencia de inteligencia interna estadounidense. Todo el mundo puede determinar si cree en la fiabilidad de dicha protección, pero nosotros somos escépticos.

 

ACChain entra en juego

 

Otro elemento importante de este rompecabezas es ACChain. Esta es una plataforma creada por los chinos. Fue diseñada para rotar activos digitalizados en él. En palabras más sencillas, la idea es que TODOS los activos pasen a formato digital (materias primas, bienes inmuebles, etc.). Hablaremos más sobre este tema un poco después dentro de este artículo.

 

La moneda de intercambio en la plataforma es la moneda ACC (moneda de colección de activos). En este punto, llegamos a la cuestión más interesante. El sitio web de ACChain establece claramente que ACC, al ser un medio de intercambio universal, se convertirá en la moneda digital de los DEG. Estamos hablando de una criptomoneda global.

 

Aquí podemos observar el comunicado de ACChain.

Fuente: ACChain.org

 

El primero de los fragmentos resaltados se refiere precisamente a la definición de ACC como moneda digital DEG. A su vez, en la última frase, al menos en nuestra opinión, falta la palabra "quien". De esta manera, el mensaje sería: "Quien controla la red de super nodos controla el mercado". Al escribir sobre las redes de super nodos, los autores hacen referencia a la tecnología descrita en la parte anterior del artículo.

 

A su vez, entre las partes marcadas tenemos otro tema interesante. Se trata de la creación de una criptomoneda regional (General Ledger Token - GLT), que se utilizará en el comercio local, por lo que ACC se usará solo para los pagos internacionales.

 

Consideren por un momento una cuestión. Después de todo, los DEG deben basarse exactamente en el mismo esquema. Las monedas anteriores (dólar, yen, euro, etc.) seguirán en circulación y serán un medio de cambio estándar en un área específica. Los DEG deben usarse solo para las transferencias de comercio internacional.

 

En resumen, cuando las criptomonedas dejen de estar descentralizadas y las veamos como una herramienta que nos protege de la capacidad de control de las autoridades, el ACC será el equivalente digital de los DEG, mientras que el GLT será el equivalente a las monedas como el dólar o el euro.

 

Los escépticos probablemente se pregunten: “¿no será una broma o un bulo difundido por alguna web?”. Bueno, la información más importante y menos conocida sobre la Reserva Federal la podemos encontrar en frbservices.org. En este mundo,  para acceder a la información más importante hay que excavar un poco.

 

Digitalización de activos

 

En la parte anterior del artículo mencionamos que la plataforma ACChain será una especie de gran bolsa con activos en forma digital. Suena irreal, pero es otra área en la que China está muy adelantada tecnológicamente y en la que se están preparando para dar un salto cualitativo.

 

El primero fue... el té. Se llevó a formato digital y luego comenzó su comercio en moneda virtual.

 

Entonces el listón se puso mucho más alto. Los chinos decidieron digitalizar la propiedad. Este caso es mucho más interesante (y da mucho en qué pensar), por lo que describiremos con más detalle cómo fue:

 

En 2015, muchas propiedades en los Estados Unidos fueron adquiridas por chinos. Este hecho se dio especialmente en el estado de Texas, provocando un fuerte aumento de los precios.

Luego, basado en bienes inmuebles por valor de 655 millones de dólares, se llevó a cabo el ICO, es decir, la introducción de activos en la bolsa de valores en forma digital. En aras de la claridad, ICO es el equivalente de la oferta pública de venta (OPV) en el ámbito bursátil.

Al informar sobre este evento, la agencia Reuters escribió directamente sobre la moneda digital SDR.

En la descripción de ICO, los organizadores dijeron que los inversores no pueden ser ciudadanos o residentes de los Estados Unidos (ciertos grupos de inversores fueron excluidos de la prohibición).

Como curiosidad, agregamos que el inmueble digitalizado está marcado con la abreviatura RET (token de bienes inmuebles). Se puede confundir con los REIT (en español sería SOCIMI).

 

¿A dónde vamos?

 

El tema no es fácil, por lo que intentaremos transmitir con palabras simples lo que significa.

Las tecnologías descritas anteriormente, junto con la inteligencia artificial y el Big Data nos llevarán a un punto donde el sistema controlará a cada ser humano de forma individual. Se dará, entre otras, la situación en la que cada uno de nosotros tendrá asignada una calificación crediticia (rating) individual. Su nivel dependerá en gran medida de si nuestro comportamiento es coherente con la voluntad del gobierno. Los ¨esclavos¨ obedientes tendrán las cosas más fáciles (menores costes de crédito, prioridad en el acceso a los servicios públicos, etc.), mientras que a los rebeldes se les pondrán más dificultades.

 

Las calificaciones individuales también pueden ser abstractas, por lo que pronto les dedicaremos un artículo por separado.

 

En cualquier caso, los planes para la transición a los DEG que conocemos hoy conllevan una amenaza principal: las élites financieras (por ejemplo, a través del FMI) podrían controlar individualmente a los países mediante cambios en las tasas de interés. La versión digital de los SDR parece aún peor porque los gobernantes podrán centrarse en los países que no quieran obedecer a las principales potencias mundiales.

 

Por supuesto, para que ocurra toda esta perspectiva tan oscura debe haber algún cambio significativo. Se trata de abandonar las criptomonedas que están fuera del control del gobierno (teóricamente Bitcoin, Ethereum, Ripple, etc.) y confiar en las criptomonedas nacionales / regionales. ¿Cómo puede llegar a pasar esto?

 

En el período 1837-1913, los Estados Unidos funcionaron sin un banco central. El dinero era emitido por el gobierno. En 1907 se produjo una situación de pánico en torno a los bancos, lo que provocó que la resistencia hacia la creación del banco central comenzara a debilitarse. Parte de la sociedad comenzó a sentir que alguien tenía que "cuidar"  la estabilidad del sistema. Finalmente, la elite logró establecer la Reserva Federal.

 

Al trasladar esto a las condiciones actuales, primero veremos el desarrollo de la infraestructura necesaria para establecer una moneda digital global. Mientras tanto, el capital fluirá en una amplia corriente hacia las criptomonedas (Wall Street ya está pidiendo la introducción de contratos de futuros para monedas digitales). Luego, con la ayuda de los bancos de inversión más grandes, se llevarán a cabo ataques contra las criptomonedas más populares y mucha gente perderá dinero (como en 1907).

 

Entonces a la acción se unirán los políticos controlados por la élite financiera que harán una declaración del tipo: "Necesitamos a las criptomonedas, pero la crisis actual muestra que no pueden funcionar sin regulaciones". La gran mayoría de los países introducirá criptomonedas para ganar la confianza de la sociedad, debido a la "seguridad garantizada”. Vale la pena añadir que Estonia ya ha introducido su criptomoneda, un movimiento similar se está preparando en Rusia, y los Estados Unidos también han comenzado a considerar la emisión de una criptomoneda federal. En nuestra opinión, al menos 50 monedas digitales estatales se crearán en los próximos dos años.

 

Conclusiones

La visión presentada no tiene por qué llevarse a cabo al cien por cien, pero la creación de una moneda digital global es, en nuestra opinión, una conclusión inevitable. El equivalente digital de los DEG no se descentralizará de ninguna manera. Solo fortalecerá el sistema; al final, casi todos los activos estarán dentro de él. Nos gustaría estar muy equivocados sobre este tema.

 

Teniendo en cuenta los acontecimientos de los últimos meses, se puede suponer que la introducción de una moneda digital global significará un avance del rol de China en el ámbito internacional. Al parecer, la directora del FMI, Christine Lagarde, tenía motivos más que justificados para decir que en unos pocos años la sede del fondo podría trasladarse a Pekín.

 

El liderazgo de China no es sorprendente. Los tecnócratas están gobernando el gigante asiático, están completamente enfocados en el desarrollo de la tecnología y en fortalecer el sistema. Esto, a su vez, cada vez tendrá más consecuencias negativas para el individuo.

 

Sin embargo, recuerde que esta rivalidad oficial entre los EE. UU., China, Rusia y otros países está diseñada para satisfacer las necesidades actuales. Tenemos la impresión de que en los más altos círculos de poder las decisiones como las relacionadas con la introducción de criptomonedas globales han sido tomadas y aceptadas por cada una de las partes. Esto es similar a la situación en la que Barack Obama anunció la introducción de sanciones contra Rusia, y al mismo tiempo, Vladimir Putin, y Henry Kissinger (figura clave de la política exterior de los Estados Unidos) se reunían de forma regular en un buen ambiente.

 

El artículo anterior abre varios hilos (control individual, criptomonedas nacionales), que retomaremos próximamente. Por último, recordemos la portada de The Economist de 1988. Merece la pena prestar atención a la fecha inscrita en la moneda.

El equipo IndependentTrader